Jueza pretende desalojar artesanos del aeropuerto

En el extremo del espigón internacional hay un pequeño módulo o quiosco que ofrece artesanías de diversas regiones del Perú. Muy poca gente sabe, sin embargo, la dura lucha que le ha costado a sus propietarios y a los artesanos que exhiben ahí sus productos conservar ese mínimo espacio de peruanidad.

| 24 agosto 2009 12:08 AM | Actualidad | 1.8k Lecturas
Jueza pretende desalojar artesanos del aeropuerto
Desalojo en el Jorge Chávez. Una vez más se inclina la balanza hacia el más fuerte.
Los abusos vienen desde la privatización para desconocer derechos adquiridos.
1856

¿Jueza distraída o demasiada avispada como para inclinar la balanza hacia el más fuerte? Es la pregunta que flota en los ambientes del Poder Judicial del Callao, después que Dora Carhuamaca Sánchez, encargada provisional de la Segunda Sala Civil de dicha provincia, dictaminó contra toda lógica que en el largo proceso para desalojar del aeropuerto Jorge Chávez a la tienda de exhibición de artesanías peruanas y completar el monopolio que mantiene sobre toda la actividad comercial no vinculada directamente al movimiento de los aviones, habían cambiado las condiciones establecidas por el juez penal que ordenó a LAP cesar sus acciones de hostilización y otorgar un espacio en el nuevo espigón internacional para que funcione el módulo de ventas.

El caso viene desde comienzos de la privatización cuando la nueva concesionaria pretendió desconocer los derechos de las diversas empresas comerciales y de servicios que tenían contrato previo y vigente con Corpac, antes de la entrada de la nueva administración. LAP logró sacar a todos menos al terco grupo de exhibidores de artesanías, que eran los únicos que ofrecían productos legítimos tradicionales, frente al negocio de souvenirs con el logo de Perú que la empresa costarricense Café Britt manda a elaborar en China. De esta etapa derivó un proceso penal por diversos delitos cometidos por LAP: contra fe pública, falsedad genérica, usurpación y daños, por un intento de desalojo sin autorización, que dio origen a la protección del juez penal que dictaminó la permanencia de la tienda hasta que este caso fuese dilucidado.

En los primeros meses del 2005, con motivo del traslado de las operaciones de embarque de pasajeros al nuevo espigón, en el segundo piso, LAP intentó echar de una vez por todas a la tienda impertinente invadiendo su local, tomando sus productos y golpeando a sus trabajadoras, para forzar su ubicación en un área por donde no circulan los pasajeros, que no era aceptada. El resultado fue otro mandato judicial que ordenó a LAP otorgar un espacio en el espigón del segundo piso que es adonde ahora están. Esto debería saberlo en todos sus extremos por la jueza Carhuamaca, pero la doña que recién se hizo del cargo a comienzos de este año, parece no haber deseado profundizar su conocimiento sobre el asunto.

Caso LAP versus Cexport
Para la jueza de marras, todo el caso se reduce a que LAP argumentó haber conseguido una resolución de prescripción de uno de sus delitos (contra la fe pública), por el número de años transcurridos, no que sea inocente, ignorando que sigue abierta la causa por los otros que no han sido resueltos. Entonces, aparentando que ya no hay cautela penal, pretende reiniciar el procedimiento de desalojo simple. Y en su apuro ni siquiera se cuida en verificar que el contrato de alquileres sobre el cual se inicio la disputa fijaba una ubicación en un lugar que ya no existe por la remodelación del aeropuerto. En consecuencia, la ubicación actual de la tienda de artesanos no puede discutirse obviando que se trata de un mandato judicial y que debe ser el juez penal y no el civil, el que eventualmente lo deje sin efecto o defina la solución definitiva de la controversia.

Claro que LAP ya ha demostrado poder sacar decisiones judiciales insólitas de parte de magistrados que desafían la lógica. Ahora la decisión de la jueza Carhuamaca irá a una sala superior donde el presidente es el concuñado de Luis Vargas Valdivia, abogado de la administradora del aeropuerto. Son casualidades, ¿o es que el Poder Judicial está hecho para servir a los poderosos y apabullar a los más débiles?

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD