Jefe de Inpe anuncia mano dura en penales

Un anuncio importante en el plan de reordenar y reformar el sistema penitenciario peruano hizo ayer el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Luis Pérez Guadalupe, quien advirtió que habrá “mano dura” y tolerancia cero contra la venta de drogas y alcohol en las cárceles del país.

| 03 setiembre 2011 12:09 AM | Actualidad | 2.1k Lecturas
Jefe de Inpe anuncia mano dura en penales
Las autoridades inician un trabajo intenso y sostenido en los centros penitenciarios del Perú.
José Luis Pérez anuncia tolerancia cero contra ingreso y venta de drogas y alcohol en todas las cárceles del país.
2129

Uno de las primeras medidas para lograr este plan será intensificar el control al ingreso de objetos prohibidos, además de sancionar con todo rigor a quienes resulten implicados en la venta de estas sustancias.

Pérez Guadalupe hizo estos anuncios durante la celebración de una reunión entre los nuevos miembros del Consejo Nacional Penitenciario (CNP) e internos del penal de Lurigancho, conde se llegó a un diálogo sobre la problemática carcelaria. El jefe del Inpe resaltó que uno de lo pilares de su gestión será resaltar el principio de autoridad y la lucha contra la corrupción, con lo que no vacilarán en sancionar debidamente al personal del Inpe que pueda estar implicado en la referida venta ilegal.

Aunque precisó que es muy difícil erradicar la venta de drogas y alcohol en los penales, porque hasta en los países más desarrollados sucede este problema, indicó que se harán todos los esfuerzos para que se reduzcan a su mínima expresión.

Problema de sobrepoblación
Explicó que este problema se agrava por la sobrepoblación carcelaria, pues esto también aumenta el número de visitantes. Señaló que por ejemplo en el penal de Lurigancho, en día de visitas llegan hasta siete mil personas buscando a los internos, por lo que el control a cada uno es muy difícil que sea riguroso, para poder detectar sustancias ilegales que intentan, y logran, ingresarlas al penal. Comentó que es frecuente encontrar paquetes que en el argot penitenciario se llaman “kilo canero”, porque tienen 900 gramos de comida, por ejemplo, y 100 gramos restantes de objetos o insumos prohibidos, los mismos que están camuflados.

Refirió que los equipos existentes en penales de máxima seguridad como Piedras Gordas tienen una antigüedad de diez años, lo que también dificulta el control. “Si no se adquirieron nuevos bloqueadores es por su alto costo que supera los 1,500 dólares”, expresó.

Finalmente, el funcionario afirmó que si bien se requieren al menos diez nuevos penales para cerrar el déficit de 22 mil internos en condiciones de hacinamiento carcelario, la solución a la inseguridad ciudadana no pasa por construir más prisiones, sino por atacar el problema con políticas sociales de prevención.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.894206047058