Inventó una adopción y se quedó con herencia

La historia de Consuelo Cárdenas Astete, o Consuelo Cárdenas Kunz Astete, o Consuelo Kunz Miller, podría ser la de una artista del transformismo, si no fuera también la del despojo sistemático de los derechos de herencia contra una viuda de más de 80 años, que está llegando al final de sus días.

| 21 noviembre 2009 12:11 AM | Actualidad | 1.8k Lecturas
Inventó una adopción y se quedó con herencia
Un caso que pondrá a prueba si la justicia resuelve por el lado del derecho.
Denuncian que mujer con varias identidades busca despojar de sus bienes a una viuda de 80 años.
1886

En efecto, en los próximos días el 37 Juzgado Penal de Lima deberá resolver sobre la denuncia contra la tal Consuelo por delito contra la fe pública y uso indebido de documentos falsos, y los trascendidos del despacho indican que el juez se abstendría de resolver contra los tramposos, probablemente porque lo que ve al otro lado es a una anciana que ha litigado durante años contra abogados lobos y ha perdido propiedades que muy difícilmente se podrían restituir.

La justicia peruana probará de esta forma que resuelve no por el lado del derecho, sino del poder de los litigantes, sus influencias para corromper las decisiones. Para entender este extraño caso daremos las siguientes pistas: (a) según la partida de nacimiento 1063, de la municipalidad del Cusco, fechada 13 de octubre de 1934, se inscribe a una recién nacida de nombre Consuelo Cárdenas Astete, hija de Reynaldo Cárdenas y Rebeca Astete; (b) en 1960, la municipalidad de Miraflores, en Lima, registra el matrimonio de Manuel Bellido Yábar con Consuelo Cárdenas Kunz Astete, de 25 años, con LE 2472894; (c) según la RENIEC, la LE. 2472894 perteneció al señor Ignacio Lobato Arriaga, nacido en 1899, que en 1961 tenía 62 años de edad y actualmente tendría 110 años; (d) en el año 1961, el registro de la Partida deja constancia del cambio de nombre por vía notarial de Consuelo Cárdenas Astete por el de Consuelo Kunz Miller; (e) en agosto de 1973, Gustavo Kunz Anes, ciudadano alemán, viudo de la señora Alejandrina Miller, con la que vivió en Cusco e hizo una pequeña fortuna, se casó con Eva Bendezú Madueño, a la que posteriormente nombra heredera universal de sus bienes, y afirma explícitamente no tener hijos y no haber adoptado a Consuelo Cárdenas de Bellido, hija de una empleada que trabajó en su vivienda; (f) en 1980, a la muerte del señor Kunz se abre un litigio por la herencia, en la que la Consuelo de los apellidos cambiantes se presenta reclamando su derecho de “hija adoptiva” y logra dejar a la verdadera viuda sin los bienes de la herencia familiar.

Vienen las preguntas: ¿Cómo hace una persona para casarse con un nombre que no es suyo y con una libreta electoral que pertenece a otro?; ¿cómo es que un posterior y simple cambio de nombre, no autorizado por el matrimonio que tenía esos apellidos, es tomado por los jueces como prueba de un derecho de herencia?; ¿cómo es que el juez del 37 juzgado duda ante el informe de peritaje de la Policía que indica que los documentos de supuesta voluntad de adopción de Alejandrina Miller y Gustavo Kunz son falsos, habiéndose fraguado la firma de la primera y usado una firma anterior de don Gustavo, y estaría a punto de resolver que no hay delito?; ¿cómo es que los jueces que se han prestado a inventar una heredera, para quedarse con los bienes de una pareja extranjera ya fallecida y dejar sin nada a la viuda legítima del segundo compromiso del señor Kunz, no han denunciado la conspiración sistemática y continuada para apropiarse de lo que no les correspondía? El caso está en proceso.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD