Inseguridad campea por vacíos legales

Los altos índices de asaltos y robos a transeúntes y vehículos en distintos puntos de Lima, lejos de disminuir, se ha convertido en un dolor de cabeza para las autoridades policiales y municipales. Y es que, a pesar que existen leyes sobre la seguridad ciudadana, aún falta una norma técnica nacional que determine la función del serenazgo. “Sin ella (la norma técnica) no se puede establecer el trabajo conjunto de los agentes que resguardan el orden público (la policía y el serenazgo) y esto dificulta el trabajo de ambos”, dijo el director del Instituto Peruano de Administración Municipal (IPAM), Marco Tulio Gutiérrez

Por Diario La Primera | 07 ago 2010 |    
Inseguridad campea por vacíos legales
Trabajo entre la policía y serenazgo sería más eficiente con una norma técnica.
Normativas para el funcionamiento del serenazgo, contribuirían a luchar contra la delincuencia e inseguridad en calles de la capital.

Más datos

DETALLE

Para Marco Tulio Gutiérrez, si se establece esta norma los serenazgos podrán ser los auxiliares de los policías y así cooperar de forma ordenada con las fuerzas del orden. “Urge una norma técnica como política nacional en la seguridad ciudadana, ese es el gran paso que falta”, concluyó el especialista.

Según el experto en derecho municipal, la Ley Orgánica de Municipalidades y la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana señalan que las municipalidades apoyarán a la Policía Nacional a través de servicios de serenazgo, pero dichas normas no mencionan cómo se llevará a cabo tal apoyo.

El artículo 85º de la Ley de Municipalidades indica que las comunas deben establecer un sistema de seguridad ciudadana con participación de la sociedad civil, de la Policía Nacional, y normar el establecimiento de los servicios de serenazgo, mientras que la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, en el artículo 17º sólo menciona que los municipios regionales, provinciales y distritales deben coordinar y apoyar los planes, programas y/o proyectos de seguridad ciudadana por las jurisdicciones colindantes.

“Ambas leyes recalcan que los municipios deben apoyar a la Policía Nacional y deben de trabajar de forma conjunta, pero no dicen cómo. La Policía tiene objetivos como prevenir la criminalidad en las calles, dirigir el tránsito, el orden público, etc., pero los serenos no saben exactamente que deben hacer, ni cómo ayudar a la Policía de acuerdo a ley”, precisó el director de IPAM.

Según Gutiérrez el serenazgo se ha ido desarrollando de acuerdo a las normas que las municipalidades han dispuesto, pero que esto no es suficiente. “El sereno no porta un arma ni pone papeletas, si lo hicieran podrían ser enjuiciados por usurpación de funciones, facultades que la Policía sí las tiene. Un sereno no puede hacer nada sino tiene un policía al lado, ellos tienen libertades, que no se saben”.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.