Innovación en el Perú, un camino por recorrer

A América Latina le hace falta innovación. Esa es una de las ideas que Pedro Pablo Kuczynski expresa reiteradamente. Semanas atrás, durante su gira por el continente europeo, el mandatario peruano aseguró que la región está atrasada en innovación ya que no cuenta con la educación tecnológica suficiente. La semana pasada, el presidente volvió a manifestar su preocupación, pero esta vez frente a sus países vecinos, en su visita a Colombia por la XII Cumbre de la Alianza del Pacífico.

| 06 julio 2017 07:07 PM | Actualidad | 5.1k Lecturas
Innovación en el Perú, un camino por recorrer
Augustina Del Campo
Por: Augustina Del Campo
5102

Kuczynski está acertado. Ningún país de América Latina se destacó durante este año en el Índice Global de Innovación 2017. La región tampoco obtuvo buenas calificaciones en el reciente estudio sobre ciudades más inteligentes a nivel global. Podría decirse que la ciudad más inteligente de la región es Buenos Aires, aunque tampoco representa un gran orgullo ya que la capital argentina no se encuentra ni entre las 10 ni entre las 50 primeras ciudades ni siquiera, sino que ocupa recién el puesto 83 en el listado mundial. Por su parte Lima, la capital peruana, se encuentra aún más lejos de los primeros puestos, en el número 116 del ranking.

Aún quedan esperanzas. El mismo estudio destaca que la ciudad del Perú tiene un alto potencial ya que evoluciona positivamente con gran rapidez. Kuczynski dijo también que está preocupado porque América Latina en general está frenada. Pero, a la hora de hablar del Perú ¿la situación es algo diferente?

Uno de los sectores donde más se ha innovado en el país es en el sistema migratorio. La modernización llevada a cabo en este ámbito, representa un ejemplo de cómo implementar soluciones a través de la innovación o la tecnología. Este año, la Superintendencia Nacional de Migraciones eliminó el uso del papel en la documentación interna, mediante el empleo de documentos electrónicos. Lo que significa no sólo un beneficio para el medio ambiente, sino también un incremento de la seguridad y una mejora en el flujo de las comunicaciones.

Otra de las medidas implementadas en el marco de la modernización del Estado, fue la creación de la Tarjeta Andina de Migración - TAM Virtual implementada por la Superintendencia Nacional de Migraciones, que reemplaza el formulario físico que los viajeros debían completar y que servía para constatar los datos personales de los pasajeros. Esta misma idea se introdujo a la hora de crear los expedientes digitales para el trámite de emisión del pasaporte biométrico desarrollado el año pasado por la Imprimerie Nationale de Francia, con el fin de avanzar en la actualización del sistema. Esto le permitió al país obtener el reconocimiento al mejor documento de identidad de América Latina, que se encuentra también entre los más baratos de la región.

En sus esfuerzos por optimizar el sistema migratorio, el gobierno peruano también instaló puertas biométricas en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Las mismas están conectadas con las bases de datos de Migraciones, de la Policía Nacional de la Policía Internacional, lo que resulta un claro ejemplo de cómo asociar datos y tecnología para agilizar un servicio. Además, las puertas biométricas instaladas, permitieron agilizar el proceso de control migratorio, que ahora dura nada más que 45 segundos, como así también fortalecer los niveles de seguridad.

Kuczynski tiene razón y así lo demuestran los diferentes informes presentados sobre el tema. Pero antes de hablar de la región, el presidente debería mirar para adentro y ver qué es lo que se está haciendo en su propio país para fomentar la innovación. El Perú se ubica en el penúltimo lugar en el ranking de innovación digital presentado por Centrum Católica, lo que deja en evidencia que el país no está mucho mejor que el resto de Latinoamérica. La tecnología digital es una herramienta para la transformación social y la falta de capacidad de un país de desarrollarla, es una oportunidad desperdiciada.

No es cuestión de invertir enormes cantidades de dinero, sino más bien, pensar qué áreas son las que más precisan una renovación y así combinar los recursos existentes con ideas innovadoras que permitan reconfigurar el sistema. En definitiva, es cuestión de repensar las políticas de Estado, aprovechando los avances tecnológicos e impulsando la inversión en innovación, para poder crear soluciones eficientes a los problemas existentes. La innovación es el motor del crecimiento, por lo que no debe ser desestimada.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Augustina Del Campo
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital