Franciscanos celebran el “Día del Perdón”

Miles de fieles asistieron ayer al tradicional Puchero, realizado en el Convento de los Franciscanos Descalzos, en el distrito del Rímac.

| 03 agosto 2011 12:08 AM | Actualidad | 3.5k Lecturas
Con cada plato, los religiosos esperan que los comensales encuentren el perdón.
Tradicional actividad contó con la masiva presencia de feligreses del Convento de los Franciscanos Descalzos, Rímac.
3546

Como cada año, los hermanos devotos de San Francisco de Asís recibieron desde las primeras horas de la mañana a los feligreses para un tiempo de reflexión, en conmemoración del “Día del Perdón”, fecha instituido por el mismo San Francisco.

El Puchero Franciscano es una sopa a base de papas, choclo, fideos y yuca, carne de pollo, res, pato, pavo y cerdo. El plato fue repartido a todos los presentes.

“El día del Perdón de Asís o también llamada indulgencia de la Porciúncula es una tradición que nace en este convento a principios del siglo XX, cuando los hermanos franciscanos otorgaron la indulgencia de sus pecados y luego de ello, repartieron el plato”, dijo a LA PRIMERA el hermano Roque Chávez Castro.

No obstante, recalcó que el tradicional encuentro de cada 2 de agosto no tiene como finalidad dar comida a los que no tienen, sino recibir el perdón de sus pecados. “La gente aquí recibe perdón y comida sin llegar a la glotonería”, precisó el Fray.

Detalló además que alrededor de 5 mil personas fueron alimentados al término de la jornada franciscana. Para dicha meta, se contó con la participación de cocineros voluntarios que desde el 30 de julio fueron al convento a preparar las ingentes cantidades de alimentos para los creyentes de todos los distritos.

“En total, se utilizó 600 kilos de papa, 300 kilos de yuca y unas 400 kilos de verdura, entre otros. Este puchero es un cocido, un sancochado de todo lo que nos da”, mencionó.

“Aquí las personas se alimentan de alimentan bendecidos por el alma de San Francisco de Asís. El 2 de agosto en el Convento, todas las ánimas salen del purgatorio”, dijo una de las cocineras, Olga Jares Carbone, mientras pelaba las papas que luego serían arrojadas a la olla gigantesca que contenía el Puchero.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD