¿ESTAMOS CRIANDO CAMPEONES OLIMPICOS?

Estoy completamente seguro de que más de uno estuvo siguiendo de alguna manera los Juegos Olímpicos de Río 2016. Y es que es imposible no contagiarse de ver tanto talento, tanta preparación y tantas emociones al mismo tiempo. He oído a muchos decir "wow que talento", "que tal físico" "que suerte que tiene ese don" pero ¿será posible que hayan nacido para ser campeones o es que se puede formar uno?

| 29 agosto 2016 11:08 AM | Actualidad | 4.4k Lecturas
¿ESTAMOS CRIANDO CAMPEONES OLIMPICOS? 4452

Estoy convencido que tanto los deportistas de hoy como Michael Phelps, Usain Bolt, Andy Murray, Simone Biles y Yelena Isinbaeva por mencionar algunos, y los de ayer como "Carl" Lewis, Pelé, Michael Jordan , Muhammed Ali, Tiger Woods y la espectacular Nadia Comaneci, tienen muchas cosas en común aparte de ser o haber sido sobresaliente en sus respectivas disciplinas: ENFOQUE, PASIÓN, DISCIPLINA, NUNCA RENDIRSE pero sobre todo CREER EN ELLOS MISMOS.

Pero, ¿cómo empezó todo?

Quizá sea pertinente recordar lo que le pasó a un deportista muy famoso haciendo labor social. Visitando una prisión uno de los internos le preguntó cómo hizo para ser el mejor en lo que hacía, a lo que el deportista respondió:

"La verdad es que yo cuando jugaba no era tan bueno, era un jugador promedio, pero mis padres y mis entrenadores siempre me alentaban y me decían: "vamos campeón", "tu puedes", "sigue adelante", "eres el mejor" y que tarde o temprano, si me lo proponía iba a ser el mejor del mundo . Me lo repitieron tanto y tantas veces que terminé creyéndomelo y aquí estoy: Soy el mejor".

El prisionero casi con lágrimas respondió: "Qué coincidencia, a mi me pasó exactamente lo mismo. Mis padres y profesores siempre me repetían "eres un desordenado", "eres un malcriado", "eres un pésimo alumno", "nunca haces nada bien", y que si seguía así era muy probable que no llegue a ser nadie, que sea un delincuente y que podría terminar en la cárcel. Me lo repitieron tanto, que terminé creyéndomelo y aquí estoy".

Pues sí, las principales improntas de lo que creemos de que somos capaces de hacer o no, empiezan desde muy pequeño ¿Qué les estamos diciendo a nuestros hijos todos los días desde que se levantan hasta que se acuestan? ¿Qué nos dijeron a nosotros nuestros padres o maestros? ¿Qué nos dijeron tantas veces que terminamos por CREÉRNOSLO?

"¿Que la vida es dura?" "¿Que nada se obtiene sin sacrificio?" "¿Que hay que desconfiar hasta de tu sombra?" (ver "7 CONSEJOS PARA CRIAR NIÑOS INSEGUROS Y CON POCA AUTOESTIMA")

Muchas veces hemos escuchado a padres diciéndoles a sus hijos cuando pierden una competencia:

"Mi amor no te preocupes, lo importante no es ganar si no competir". Felicitaciones estamos preparando un posible FUTURO PERDEDOR.

Si quieres ayudarlo realmente a que no se desanime, agáchate, míralo a los ojos de frente y dile “Tú puedes lograrlo CAMPEÓN, hoy no jugaste tan bien, necesitas entrenar más COMO TÚ SABES HACERLO, pero TU LO VAS A LOGRAR y si tú te lo propones, un día VAS A SER EL MEJOR”.

En ese preciso momento se comienza a instalar una CREENCIA TRIUNFADORA y partir de ahí todas sus acciones y conductas comenzarán a estar determinadas por esa creencia.

Seamos más conscientes de las cosas que les decimos y sobre todo cómo se los decimos a los más pequeños ya que podríamos estar grabando CREENCIAS que más adelante los limite.

Del Blog "De Mente AbunDANTE"


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Armando Paredes

Armando Paredes