El Perú no se jodió con Alan, con Fujimori, con Toledo o con Ollanta

Los que dicen eso es porque no se les ha enseñado la historia de la corrupción nacional, esa historia que siempre está ausente en los libros escolares e incluso de las cátedras universitarias.

| 10 febrero 2017 04:02 PM | Actualidad | 6.1k Lecturas
El Perú no se jodió con Alan, con Fujimori, con Toledo o con Ollanta
El Perú no se jodió con Alan, con Fujimori, con Toledo o con Ollanta.
Por: Rodolfo Monteverde Sotil
6155

Si alguna vez escuchas a un limeño preguntar con aires de sabiondo ¿cuándo se jodió el Perú?, pídele que te haga un comentario crítico del libro de MVLL, ya que apuesto lo que quieran a que nunca ha leído el libro y, por otra parte, mándalo a leer, porque para mí mandar a leer a alguien es más satisfactorio que mandar a la mierda.

La corrupción nacional y el robo al tesoro público se remontan, por lo menos, al Virreynato. Por ejemplo, a fines del XVI Diego de Salinas, primer español nacido en el Perú y graduado como abogado en la UNMSM, sufrió torturas físicas en la Santa Inquisición luego que denunció de corrupción, con sustento, al entorno del virrey Conde del Villar (Holguín Callo 2002).

Qué decir del saqueo del erario nacional de “los héroes de la Patria” durante las guerras de la Independencia y de los caudillos que hicieron leña al país en las décadas del 30, 40 y 50 y que encontraron en la Casa de Gobierno la fórmula para hacerse millonarios. Luego vino la orgía financiera de la era del guano, como así la denominó Basadre.

La terrible Guerra del Pacífico se perdió por los mal habidos que nunca apoyaron a las tropas peruanas (lean las cartas de Francisco Bolognesi), mientras otros se fugaron como Mariano Ignacio Prado, quien de ser un modesto huanuqueño llegó a amasar millones de dólares, que fueron heredados por su hijo (Víctor Andrés García Belaunde 2014), dos veces presidente del país (si quieren ver parte de sus lujosas propiedades muebles compradas con dinero ilegal vayan al MALI y chequeen desde afuerita la sala Prado, porque “se reserva el derecho de admisión”).

Ya Alfonso Quiroz ha dicho que el presidente Piérola fue la podredumbre post bélica que tanto daño le hizo al país. Muchos de los que consideramos héroes no han estado libres de ser corruptos. El máximo héroe la resistencia nacional, Andrés Avelino Cáceres, llegó pobre a la presidencia y luego se volvió millonario, de manera nada legal (Quiroz 2014). Y así, muchos otros, antes o después que él, cruzaron la línea de la honradez y se pasaron al lado “oscuro” de la corrupción.

Por ejemplo, el presidente Pezet fue acusado de desviar los fondos del monumento a la Batalla de Ayacucho (Arosemena 1974) y de colocar en su mansión esculturas destinadas a una plaza chorrillana (Majluf 1994). Y la lista puede seguir y sería interminable. Lean Peregrinaciones de una Paria de Flora Tristán y serán testigos de su justificada impresión vomitiva sobre la sociedad limeña de la década del 30. Luego pueden leer El Perú: retrato de un país adolescente de Luis Alberto Sánchez.

Para ejemplo un botón, sobre la caída del presidente Leguía en 1930, “… limeños de cuello duro y apellido virreinal, recorrían las calles azuzando al populacho, capitaneando el saqueo y el incendio [casa de Leguía]… [estos] pocos días antes habían adulado beatíficamente a Leguía” (LAS 1958). Bueno, sobre épocas más actuales, es muy probable que la hija del ex presidente preso, Fujimori, sea la próxima presidenta del país y así llegaremos al “bicentenario” con una mandataria educada ilegalmente con fondos peruanos y cuya parentela es sospechosa de corrupción.

Ojalá que al condenado por asesinato, durante la Operación Cóndor, Morales Bermúdez, no se le de honores fúnebres como presidente, pero eso no será así y morirá tranquilo en su camita y PPK enviará una comitiva oficial para rendirle homenaje al ex presidente condenado en Italia. Se acuerdan de las últimas elecciones municipales, la gran opción era el aprista Enrique Cornejo, si hubiera sido elegido alcalde hoy tendríamos un burgomaestre acusado de corrupción, como lo estuvo el actual y digo estuvo por que “nunca se le ha encontrado nada ¿?”.

En fin, así enrumbamos al Bicentenario, y en el 2021 se inaugurará el gran MUNA, infraestructura que no se salva de la corrupción nacional. Y me imagino que para los congresos académicos de ese año invitaran a los historiadores que han sido acusados de diversos plagios, han sido expulsados por lo bajo de sus universidades, cayeron en otra y que hoy dan, como si nada hubiera pasado, conferencias sobre nuestro derrotero al 2021.

Cayó el cholo, o pronto caerá, y muchos llegarán al orgasmo mediático viéndolo enmarrocado y compartirán las fotos y videos en Facebook. Donde estés “feliz día del Pisco Sour Alejangooo”, porque claro, el país está colapsado pero los limeños que viven de espaldas a la realidad nacional hoy saldrán a beber Piscos Sours al Hotel Bolívar como Teddy, de la novela El duque, y se sentirán limeñazos bebiendo el trago de bandera nacional, mientras los quispes o los mamanis seguirán sacando el barro y las piedras de lo que queda de sus casas. PD: un día visité tu casa Toledo, en Cabana, en donde viviste cuando eras patapelada, hoy casi no queda nada, pero lo que sí queda es el resentimiento por la carretera para unir Chimbote con tu tierra natal, que prometiste y nunca cumpliste (Como cancha de cabaneros 2013, com. pers.).

Rodolfo Monteverde Sotil

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Rodolfo Monteverde Sotil
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital