El color de la fe

“Desde niña soñaba que alguien me agarraba de la mano para cruzar la avenida Arequipa, pero no podía ver quién era el que me ayudaba. El sueño se repetía a cada semana y luego pude darme cuenta que era el mismo Señor de los Milagros quien me ayudaba”, revela la devota Elizabeth Ara. “Mi mamá se murió cuando yo tenía dos años y mi papá, a los once. Sé que ese sueño significaba que el Señor de los Milagros me apoyaba en la adversidad, que no estaba sola pese a que me encontraba huérfana”, continúa, mientras miles de fieles van acompañando la efigie del también llamado Cristo de Pachacamilla que ayer salió en su tercer recorrido por las calles de Lima.

| 19 octubre 2011 12:10 AM | Actualidad | 3.5k Lecturas
El color de la fe
Devotos y fieles volvieron a acompañar a la imagen del Señor de los Milagros. Hoy se volverá a encontrar con sus creyentes.
3579

Doña Elizabeth es una sahumadora que asiste al recorrido procesional desde hace dos años y siente que ha sido ingrata con el Señor de los Milagros. “Por atender a mi familia no he podido ir desde antes como hubiera querido realmente”, explica, mientras su mirada está concentrada en la preparación de su sahumerio a base de carbón de sauce e incienso.

LA PRIMERA acompañó a los miles de fieles que se dieron cita en el centro de Lima, en busca de lo que una devota como Elizabeth Ara intenta explicar: “los fieles no buscamos milagros, venimos a reafirmar nuestra fe, nuestra creencia”. “La vida misma ya es un milagro”, subrayó otra sahumadora, Nelly Florentini, quien añade “porque la fe mueve montañas”.

“Si eres un verdadero creyente, la fe y la devoción las vas a sentir casi por inercia y te van a llamar a que asistas a la procesión”, precisó un integrante de la cuadrilla 16 del Señor de los Milagros, Luis Arteaga.

Recorrido
Desde las 6 y 30 de la mañana, la imagen del Cristo de Pachacamilla recibió homenaje desde el estrado ubicado en la esquina de las avenidas Tacna y Huancavelica, frente a la Iglesia Las Nazarenas. El obispo auxiliar de Lima, Monseñor Guillermo Abanto, estuvo a cargo de la misa previo a la partida de la procesión. En ella, recalcó la importancia de la fe en el Cristo Moreno para poder vivir en paz.

Tras ello, la Hermandad del Señor de los Milagros cargó la imagen sagrada y la llevó por la avenida Tacna con dirección al jirón Conde de Superunda, hasta la Plaza de Armas. La adorada imagen fue recibida por el Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, en compañía de su esposa Nadine Heredia, en Palacio de Gobierno.

Humala se animó a cargar la efigie por un momento, lo cual fue destacado por muchos de la feligresía asistente.

La sede de la Municipalidad de Lima recibió la visita de la procesión, donde estuvo presente la alcaldesa de Lima, Susana Villarán. Luego, desde los balcones del Arzobispado de Lima, el cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani, dio la bendición pastoral a los fieles. La procesión siguió recorriendo hasta llegar a la sede del Congreso de la República, para que los legisladores tuvieran la oportunidad de venerar la imagen. La multitud y la hermandad que cargaba al Señor de los Milagros visitó también el Hospital de Emergencias Pediátricas, en la avenida Grau, y luego al patio de Emergencias del hospital Guillermo Almenara, en el jirón Cangallo. Finalmente, la imagen pernoctó en la parroquia de Nuestra Señora de las Victorias.

Nuevo recorrido
La procesión continuará hoy luego de una misa presidida por el cardenal Cipriani en la Parroquia Nuestra Señora de las Victorias. Desde la avenida Iquitos, pasará por el frontis del frontis del Instituto Nacional del Niño, Breña. Luego, estará en la puerta principal del Palacio de Justicia, donde recibirá homenaje de sus autoridades, para llegar a Plaza San Martín. Finalmente, ingresará al Santuario de las Nazarenas.


Gabriel Mazzei
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD