Cuentan las horas

Eva Bracamonte y Liliana Castro salen mañana de la cárcel de Santa Mónica. Abogado penalista indica que libertad es legal y no hay ninguna irregularidad. Se sienten esperanzadas.

Por Diario La Primera | 09 set 2012 |    
Cuentan las horas
Hasta ahora no hay pruebas sólidas contra Eva y Liliana.

Más datos

TRES AÑOS DE UN POLÉMICO PROCESO

Cronología del caso

El proceso podría concluir en unos días. Sin embargo, para llegar a este punto han transcurrido tres años en los que acontecieron muchos hechos resaltantes.

El 9 de octubre del 2009 Eva Bracamonte y Liliana Castro se entregan a la justicia, luego que fuera ordenada su detención. Ambas fueron recluidas en el penal de Mujeres de Chorrillos.

El 27 de abril del 2010 el sicario Alejandro Trujillo Ospina fue extraditado desde Argentina y enviado al penal Castro Castro.

El 13 de diciembre del 2011 la Octava Fiscalía Superior de Lima pidió 35 años de prisión efectiva para ambas acusadas.

El 7 de marzo de 2011 comenzó el juicio oral en el penal de Lurigancho.

El 24 de mayo de 2012 los jueces rechazaron la confesión anticipada del sicario colombiano.

El 6 de julio de de 2012 los magistrados decidieron no incluir unos audios supuestamente sobre maniobras de Eva y Liliana en el proceso judicial.

El 7 de setiembre último la justicia ordenó arresto domiciliario para ambas.

Eva Bracamonte y Liliana Castro saldrán mañana de prisión al cabo de tres años de encierro, para muchos debido a una fuerte presión mediática y sin evidencias contundentes que sustenten la acusación de que son autoras intelectuales del asesinato de la madre de Eva, Miriam Fefer, ultimada por el delincuente colombiano Alejandro Ospina.

La decisión judicial de liberarlas por exceso de carcelería y disponer que cumplan arresto domiciliario hasta que sean sentenciadas, motivó insinuaciones de irregularidades por parte de Ariel Bracamonte, empeñado, con el apoyo de algunos medios, en hacer condenar a su hermana.

Sin embargo, la medida no es un beneficio otorgado con jugadas bajo la mesa, como insinuó Ariel Bracamonte, sino un hecho estrictamente legal, aplicable a cualquier procesado en similares circunstancias, dijo a LA PRIMERA el abogado penalista Mario Amoretti, ajeno al proceso.

El letrado refirió que los jueces de la Segunda Sala Penal para Procesos con Reos en Cárcel aplicaron acertadamente lo dispuesto en el marco legal. Según dijo, en estos casos las leyes no actúan en condicional, de tal modo que la salida de las jóvenes debe darse sí o sí.

“La ley dice claramente que si un procesado cumple 36 meses sin ser sentenciado, debe abandonar la cárcel mientras dura el juicio. Esto no quiere decir que todo haya acabado, solo que ya no debe permanecer en encierro, el juicio sigue”, explicó.

Asimismo, explicó que la supuesta jugarreta de dilatar el proceso, para lograr este resultado, insinuada por Ariel, no tiene ningún asidero, pues sea en la cárcel o en prisión domiciliaria, el proceso continuará. Las acusadas serán conducidas por policías hasta el centro penitenciario para cada audiencia.

“No hay ningún sustento para hacerlo (dilatar el proceso), pues la ley es clara sobre este aspecto. Los plazos de ley se deben cumplir, pero eso no significa que alguien pueda sacar provecho de la situación”, puntualizó.

TRANQUILOS Y CON FE
De otro lado, el abogado de Eva Bracamonte, Luis Lamas, explicó que la decisión de la Sala es tranquilizadora para las jóvenes, pero indicó que debe esperarse la sentencia, que posiblemente sea dictada el viernes 14 de setiembre. La decisión de excarcelación, sin embargo, no dejó de ser emotiva para la joven, quien no pudo contener las lágrimas al momento de conocer la decisión judicial.

“Tenemos que esperar la sentencia, que es donde se va realmente a decidir la situación jurídica de ambas acusadas y nuestras expectativas, evidentemente, son más optimistas, pero no significa de ninguna manera que estemos totalmente asegurados en cuanto al resultado penal”, explicó Lamas.

Asimismo, refirió que si el proceso se ha dilatado, ha sido solo por el curso regular del mismo, y no por maniobras que haya planeado para liberar a la fuerza a las jóvenes. Dijo además que contra las féminas solo hay argumentos, pero ninguna prueba y eso los tranquiliza, pues dentro de poco la ley confirmaría la inocencia de ambas.

“No ha sido nuestra estrategia dilatar el proceso, pero hay plazos que respetar, y si la ley precisa que deben seguir el juicio fuera del penal, haremos lo posible para que sea así”, refirió.

Lamas explicó que la decisión de dejar en libertad a Eva Bracamonte y Liliana Castro es una muestra de la imparcialidad de la Sala.

“Quiero señalar que esto es estrictamente procesal, no es una resolución definitiva, hay que esperar la sentencia. No significa que hayan sido declaradas inocentes, solamente han sido puestas en libertad con el arresto domiciliario. El proceso va a continuar exactamente en los mismos términos”, indicó.

Según fuentes del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) la excarcelación de las acusadas debe concretarse mañana, aunque podría demorar hasta el martes, porque la Policía aún debe realizar la verificación de la seguridad del lugar donde cumplirán el arresto.

NO LES AFECTA
De otro lado, Lamas Puccio explicó que las declaraciones de Ariel Bracamonte sobre supuestos favores que el abogado estaría recibiendo por parte de sus “amigos” en la sala, no tienen ningún asidero.

“Él puede decir lo que quiera, pero en realidad me viene y me va. Es un hecho aislado lo que él pretenda decir, pues la justicia se está encargando de seguir el caso. No hay ninguna prueba en contra de las jóvenes y por eso esperamos que la sentencia sea favorable para ambas”, declaró.

La titular de la sala, Aissa Mendoza, pidió a las partes “evitar hacer declaraciones tendenciosas que no coinciden con la realidad”, en aparente alusión al polémico hermano de Eva. Aseguró que el tribunal resolverá el caso con imparcialidad y que dar libertad a las jóvenes no es un beneficio dado por padrinazgos.

Para asegurar la normal continuidad del juicio, los jueces impusieron a Eva y Liliana un arresto domiciliario, con custodia policial permanente, durante 60 días. Este plazo fue decidido por el tribunal integrado por los jueces Aissa Mendoza Retamozo, José Chunga Purizaca y Mariela Rodríguez Vega.

Según explicaron los jueces, el juicio está en etapa de revisión y evaluación de las pruebas documentarias. Luego, la Fiscalía deberá reiterar su acusación penal, se escucharán los alegatos de los abogados defensores y de los tres acusados y, por último, se dictará sentencia, posiblemente, el viernes próximo.


Roger Chuquín
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.