Civiles exigen homologación

Miles de trabajadores y cesantes civiles que laboran para los tres institutos armados, así como del propio Ministerio de Defensa marcharon ayer para exigir al gobierno que cumpla con ejecutar el artículo 60 del Decreto Legislativo 608 dictado por Alan García en julio de 1990, en los finales de su primer mandato, y que ordenaba incluir en el presupuesto de la República una partida para la homologación de sueldos de los empleados civiles con los militares, y que hasta la fecha es letra muerta.

Por Diario La Primera | 13 ago 2010 |    
Civiles exigen homologación
Protestan por homologación de sueldos.
Empleados no militares del sector Defensa piden que se respete decreto 608 para que nivelen sus sueldos con militares. Ayer iniciaron huelga indefinida.

Más datos

DETALLE

La homologación se realizaría igualando la remuneración de los empleados civiles de la categoría auxiliar con los militares de rango suboficial, pagándoles a ambos 1400 soles en promedio, en el caso de los empleados técnicos estos se homologarían con los militares de grado técnico, con un sueldo de 1500 soles, y en el caso de los empleados profesionales éstos serían homologados como máximo con un oficial de grado coronel, es decir que pasarían a ganar 3500 soles.

Rafael Chullunquia, secretario general del Sindicato Nacional de Empleados Públicos de las Fuerzas Armadas (Sinep FF.AA.), explicó a LA PRIMERA que para exigir que se cumpla con el derecho ganado decidieron iniciar una huelga indefinida a nivel nacional que ha paralizado las labores de casi 15 mil empleados en todo el Perú de las distintas dependencias militares. “Estamos acá para exigir que el Ministerio de Economía acate la sentencia judicial del Décimo Juzgado Constitucional que ordena la homologación remunerativa de los empleados civiles de las Fuerzas Armadas con los militares de carrera. Esta escala demandará al Estado un desembolso de 103 millones de soles, la séptima parte de lo que destinará el gobierno al incremento de sueldos de los militares, que representa un desembolso de más de 700 millones de soles anuales”, explicó el dirigente.

Sobre las declaraciones del ministro de Defensa Rafael Rey, quien aseguró ayer por la mañana que la homologación era inviable pues el decreto 608 fue derogado en 2008, Chullunquia afirmó que la sentencia que obliga al gobierno a ejecutar se dio un año antes de la mentada derogatoria, por lo que aún así se debe respetar el fallo judicial, pues tiene carácter de cosa juzgada.

Tras la marcha que realizaron ayer, los civiles de las FF.AA. llegaron hasta el Congreso, donde fueron recibidos por el presidente del Legislativo César Zumaeta, quien ya se había reunido con ellos el pasado miércoles 4 y en aquel encuentro ofreció mediar para ver la viabilidad de la homologación. “Zumaeta hoy (ayer) nos ha indicado que el próximo lunes 16 se va reunir con la ministra de Economía Mercedes Aráoz, y que en esa reunión definirán si incluirán en la ley de presupuesto 2011 nuestro pedido de homologación. Nuestra huelga continúa, y dependiendo de lo que nos digan el lunes veremos si sigue la lucha en las calles o si la levantamos”, aseguró Chullunquia.

Malestar general
Yolanda Rivera, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Civiles del Ejército Peruano, denunció que los abusos y marginaciones que sufren los civiles se dan no sólo en el aspecto remunerativo, sino que también se ven marginados en cuanto a los beneficios sociales y pluses a los que sólo los militares tienen acceso.

“Así como hay personal militar destacado en las zonas como el VRAE, en Pichari, también hay civiles, que están expuestos a los mismos peligros, sin embargo los trabajadores civiles no reciben ni un sol por destacamento en zona de emergencia, no les pagan por gastos de traslado. En el colmo, les asignan un monto de 1.30 soles diarios como gasto por alimentación”.

En cuanto al manejo de información y desempeño que realizan los trabajadores, la dirigente Rivera indicó que los civiles de las FF.AA. también tienen acceso a información confidencial, así como conocen la ubicación de las instalaciones militares y armamentos, “pero ni por eso siquiera nos dan un trato y sueldo digno. Nosotros no pedimos sólo un aumento remunerativo, sino también que el trato hacia nosotros sea más justo y equitativo con los militares. Nuestra labor administrativa o de campo que desempeñemos es tan crucial e importante como la de los militares en sus áreas”, aclaró.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.