Alertan daños sicológicos en hijos de madres presas

Según un estudio realizado por el Centro de Atención de Psicosocial (CAPS) del total de la población penitenciaria que alberga el penal de mujeres Santa Mónica, aproximadamente el 80% son madres, que, en su mayoría, han concebido a su hijo dentro del centro penitenciario.

Por Diario La Primera | 13 oct 2012 |    
Alertan daños sicológicos en hijos de madres presas
Mayoría de niños nacidos en prisión tiene tendencias suicidas.
Niños encarcelados junto a sus madres también cumplen una condena que llevan de por vida. 80% de mujeres encarceladas son madres o están embarazadas.

Así, del total del niños nacidos en cautiverio, según el estudio, el 55% presentó una ideación suicida (pensó en suicidarse) y el 41% intento eliminarse. Además, el 24% de las madres que cumplen condena afirmó que sus hijos presenciaron su arresto.

En opinión de Carmen Wrutz, directora de CAPS, los niños que presenciaron el arresto de sus madres no solo fueron acompañantes pasivos, sino fueron víctimas también del hecho violento. Y afirma que la principal víctima de tener a una madre encarcelada son los niños que en su mayoría desarrollan trastornos sicológicos.

“Los principales y potenciales víctimas cuando una madre es encarcelada, son los niños que a su vez quedan traumados para toda su vida, pues en muchos casos viven ese momento o nacen dentro de ese mundo donde durante tres años son educados como militares”, aseguró Wrutz.

CUIDADO CON LA JUVENTUD
Para la especialista, los niños que crecen lejos de su madre, pues ésta se encuentra encarcelada, en su juventud, a consecuencia del abandono y falta de vínculo maternal, podrían convertirse en potenciales delincuentes si no reciben atención adecuada y a tiempo.

Wrutz afirmó que estos niños conforme crecen evidencian problemas en la conducta y desordenes sicológicos como ansiedad, baja autoestima, pérdida de confianza en sí mismos en la sociedad y su familia. Y según, la especialista superar estos trastornos puede demorar más de tres años.

Recalcó que los jóvenes que desde niños tienen a su madre encarcelada han intentado suicidarse empujados por la frustración en que se encuentran.

“La situación de abandono que pudieran sufrir al no haber tenido a alguien que los acogiera es un tipo de frustración que los conlleva a considerarse poco importantes y, por ende, a querer o pensar en suicidarse si es que antes no incurren en la delincuencia”, explicó.

Aunque son pocos los casos, Wrutz aseguró que hay jóvenes que pese a que tienen a sus madres cumpliendo condena en un centro penitenciario, han salido adelante y no han desarrollado problemas en la conducta o salud mental.

“Si bien hay un impacto en la salud mental debido a lo vivido de niños, muchos jóvenes han afrontado muy bien la situación. Eso depende del carácter y la atención que recibe por parte de los familiares”, dijo la especialista.

La especialista Wrutz indicó que un punto clave para que los jóvenes que tiene a sus madres privadas de su libertad afronten bien el problema, es la educación que puedan recibir. Si el niño no recibió educación adecuada tiene mayores posibilidades de presentar problemas en su salud mental.

La especialista reconoció que, en su mayoría, los niños que crecieron alejados de su madre apenas logran culminar sus estudios de primaria escolar y pocos terminan la secundaria.

De acuerdo a la encuesta, de las 50 madres encuestadas, 25 mujeres hasta ahora están en la cárcel y las otras 25 salieron, gracias a beneficios penitenciarios e indultos. Casi el 100% de encuestadas se relacionó con la violencia familiar. En el estudio también se encuestó a 40 jóvenes de entre 16 a 24 años de edad.


Carmen López
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.