5 Señales de que podrías ser víctima de una estafa online

El anonimato y la dificultad para el rastreo hacen de Internet un entorno ideal para las estafas y el spam. A pesar de que sitios como estafa.info son perfectos para identificar dónde es seguro navegar e invertir dinero, mantenerse siempre alerta ante los posibles engaños es imprescindible para evitar convertirse en víctimas de una estafa, ya sea en compras online o hasta las páginas de apuestas, ruletas y casinos. La web está plagada de individuos malintencionados que buscan aprovecharse hasta del más mínimo descuido.

Por La Primera Digital | 30 agosto 2018 |  5.4k 
5 Señales de que podrías ser víctima de una estafa online
Estos estafadores pueden sonar muy auténticos...
5423  

No es siempre una tarea fácil. De hecho, según datos de Ipsos Perú, 54 % de los consumidores peruanos no realizan compras online por miedo. Otras veces, es común creer que se es inmune, que “nunca va a pasarme a mí”; pero a medida que Internet aumenta su agudez para detectar este tipo de timos, los estafadores se vuelven más inteligentes para inventar trucos más sofisticados.

Las estafas están diseñadas para lucir auténticas, pero hay señales que, de aparecer, son banderas rojas que no deben ignorarse. A la hora de poner dinero, nunca se es lo suficientemente cauto.

Demasiado bueno para ser cierto

Si una solicitud para hacer negocios apareció de la nada y no sabes cómo el remitente encontró tu correo electrónico o tu número de teléfono, posiblemente se trate de una estafa. Si, además, la propuesta viene acompañada de promesas de ganar grandes sumas de dinero con poco esfuerzo, las alertas se disparan.

Estos estafadores pueden sonar muy auténticos, enviar contratos y ofrecer asesoría, pero a menudo ejercerán presión para que la víctima tome una decisión precipitada que luego no pueda revertir.

Piden dinero sin una buena justificación

Si las personas que te contactan solicitan que des dinero antes de hacer negocios, procede con extrema precaución. Las excusas pueden ser variadas: necesitan dinero por tarifas de mantenimiento, suscripciones, impuestos, entre otras. La mayoría del tiempo, pedirán que el pago se haga a través de transferencias, ya que la inmediatez les permite mover el dinero rápidamente. Propuestas como las ofertas de empleo nunca deberían pedir pagos de antemano.

No es una página segura

Ten cuidado dónde colocas tu información de contacto y tarjetas de crédito. Las páginas seguras tienen escritas en la barra del navegador “https” antes de la dirección. Deberían verse así: https://www.google.com/.

Es una garantía de que tus datos se mantendrán únicamente entre tu ordenador y el sitio web con el que contactas. Si una página solicita información, pero no garantiza la confidencialidad, es una señal clara de que algo no está bien.

Otros certificados de seguridad pueden ser otorgados por sitios como McAfee o TrustArc. Aunque aparezcan en el lugar donde debes colocar tus datos, es necesario asegurarse de que, al dar click, llevan a la verificación de la página web y no son solo una imagen copiada para aparentar que son sitios de confianza. Además, ninguna empresa seria pedirá datos personales irrelevantes a la transacción.

Los datos de contacto no son comprobables

Uno de los requisitos más importantes a tomar en cuenta antes de confiar en una página web o en una organización con la que contactas a través de Internet, es la posibilidad de verificar su identidad. Es muy fácil utilizar nombres falsos, direcciones de oficinas desocupadas o números de teléfono que no pertenezcan a ninguna organización. Una búsqueda en Google puede ayudar a determinar si las personas son quienes dicen ser y si están ubicadas donde dicen estarlo. Si se hace imposible o muy difícil comprobarlo con seguridad, lo mejor es no arriesgarse.

Algunas veces, eso no es suficiente. Por correo electrónico o teléfono pueden decir, por ejemplo, que son representantes de Microsoft y que están localizados en California. Para prevenir estafas de este tipo, busca los datos de contacto de las empresas en sus páginas web oficiales y directamente llama o escribe explicando el caso.

La legislación no es clara

Una de las claves para asegurarse de que sitios web como casinos o lugares de apuestas online son confiables es verificar la normativa legal del país a la cual se adhieren. Tras revisarlo, es buena idea comprobar que realmente cumplen con todos los requisitos expuestos en la legislación. ¿Tienen licencia para ejercer dicha actividad, están registrados? ¿Hay un directorio donde pueda comprobarse si la empresa es legítima?

Aunque muchas veces pueda ser tedioso, leer detenidamente los términos y condiciones de sitios web antes de hacer compras o vender productos, puede salvar a posibles víctimas de entrar en una transacción malintencionada y engañosa. Es importante evitar lugares con poca o mala reputación, o páginas de las que no puedas encontrar reseñas de la experiencia de otros clientes.

Referencia
Propia



    La Primera Digital

    La Primera Digital

    Escribimos para mejorar el mundo.
    La Primera Digital comparte 4615 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario