Inicio » Política » Huelga por Bagua

Huelga por Bagua

Huelga por Bagua

No quedó dudas, son policías en actividad.

A un mes de matanza, policías en actividad anuncian huelga de brazos caídos porque gobierno se lavó las manos y responsabilizó del operativo fallido a mayor desaparecido.

DETALLE

Los efectivos criticaron que su comando policial haya realizado el último viernes un homenaje a Mercedes Cabanillas. “El viernes le han dado a la ministra la medalla del Corazón Policial, que quede claro que el cuerpo policial está contra esa condecoración, esa distinción fue hecha por una pequeña cúpula franelera de la policía”, dijeron.

A un mes de la trágica matanza de 24 policías y 10 civiles en Bagua, indignados policías en actividad anunciaron ayer que en los próximos días realizarán una huelga de brazos caídos porque la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, aún sigue en su puesto e insiste en negar ser responsable de las muertes y culpar al comando policial.

En una conferencia de prensa clandestina, los policías, uniformados y encapuchados, criticaron duramente al gobierno y lo responsabilizaron de la desaparición del mayor Felipe Bazán Soles durante la fracasada intervención policial, ordenada por altas esferas del poder, en la llamada Curva del Diablo en la carretera Fernando Belaunde Terry, en Bagua Chica, cuando estaba tomada por miles de nativos que exigían la derogatoria de decretos lesivos a los intereses nacionales.

Los policías, cubiertos con pasamontañas, expresaron su indignación por la “lavada de manos” de Cabanillas y por la reacción tardía del gobierno ante los justos reclamos de las comunidades amazónicas. Aunque no dieron a conocer la fecha de su paralización de labores, para evitar que la contrainteligencia de la policía sabotee sus acciones de protesta, los efectivos confirmaron que el paro tiene respaldo de todos los subalternos a nivel nacional y demandaron el apoyo de los oficiales.

“Nos parece totalmente irresponsable que la ministra Mercedes Cabanillas no tenga el valor de asumir su responsabilidad. Nos ofende, porque la orden directa del operativo la dio ella, pero ahora quiere lavarse las manos y echarle la culpa a un cadáver desaparecido, al mayor Bazán”, indicaron los integrantes del denominado Sindicato de la Policía Nacional del Perú (SPNP).

Luego añadieron que su protesta “será una huelga de brazos caídos, sin marchas. Nos vamos a acuartelar en nuestras unidades sin salir a las calles. En su momento vamos a dar la cara, porque no podemos estar siempre en el anonimato, ya tenemos asegurada nuestra logística y tenemos comités regionales en todo el país que acatarán las medidas de lucha”, dijo uno de los encapuchados.

Para los policías, el gobierno ha demostrado su desprecio por el diálogo oportuno, incentivando incluso a la violencia con declaraciones subidas de tono y que además, en abierta burla a la memoria de sus muertos (los policías y civiles), el gobierno no dudó en utilizar maniobras y negociados descarados para evitar la censura del premier Yehude Simon y la ministra Cabanillas.

Nada con la infiltración
Los policías aclararon que su huelga, como otras protestas, no es impulsada desde el extranjero, tal como argumenta el presidente Alan García. “No queremos que el gobierno diga que hay infiltración en la policía, porque cuando alzamos nuestra voz de protesta siempre nos dicen que somos subversivos o indisciplinados, que somos manipulados por consignas extranjeras y eso no es cierto”, sostuvieron tras demandar la conformación de una comisión investigadora imparcial y representativa para el debido esclarecimiento de los hechos de Bagua.

“Alan García conoció lo que es una huelga policial durante su primer gobierno, ahora va a tener su segunda huelga de policías”, coincidieron en señalar los policías luego de guardar un minuto de silencio por sus mártires caídos.

Urge una nueva investigación imparcial
Si bien el informe de la Defensoría del Pueblo sobre los hechos ocurridos el 5 de junio, en Bagua, contribuye con información importante sobre los nativos que han regresado a sus comunidades durante las últimas semanas, aún está pendiente la conformación de una comisión investigadora que esclarezca lo que realmente ocurrió en esta zona del país. Así lo señaló Ronald Gamarra, secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

“Es lamentable que transcurrido un mes desde los sucesos, hasta el momento el gobierno no haya facilitado las cosas para la conformación de una comisión investigadora imparcial, integrada tanto por personalidades internacionales como miembros del gobierno y también representantes de las comunidades nativas”, indicó Gamarra, para quien la comisión investigadora conformada en el Congreso no realizará ningún trabajo productivo. “No creo que los parlamentarios lleguen a nada concreto sobre las muertes en Bagua, es evidente que su trabajo será de carácter político y eso empaña su investigación”, señaló.

Javier La Rosa, abogado del Instituto de Defensa Legal, quien estuvo en la zona de los hechos recogiendo información sobre lo ocurrido, señaló también la necesidad urgente de conformar una comisión integrada por personalidades extranjeras puesto que para llegar a la verdad es necesario actuar con imparcialidad.

“El personal que ha hecho la investigación de la Defensoría del Pueblo ha sido percibido por los nativos como funcionarios del gobierno y por ello creo que no les han brindado todos los datos reales. Hay mucho por investigar. La conformación de una comisión imparcial es necesaria para lograr la reconciliación entre el Estado y la población de la selva, que debe quedar conforme con los informes, no debe quedar la duda de que el gobierno oculta algo”, sostuvo La Rosa, quien añadió que la referida comisión debe comenzar a funcionar lo más pronto posible, utilizando como base los datos alcanzados por la Defensoría del Pueblo.

Marcelo Puelles
Redacción

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136669 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba