Inicio » Mascotas » Exoftalmia o prolapso del globo ocular en perros

Exoftalmia o prolapso del globo ocular en perros

Exoftalmia o prolapso del globo ocular en perros

Si la estructura del hueso alrededor del ojo no es muy fuerte, la cuenca del ojo es bajo y además las aberturas de los párpados tienden a ser muy grandes, entonces tu mascota puede tener un riesgo latente de sufrir un cuadro de este tipo. Y en realidad no se necesita mucha presión para que el ojo salga de su órbita.

Razas de perros como pugs, boston terrier, Pekinés y Shith Tzus, son especialmente propensos a una emergencia veterinaria relacionada con su vista.

Si esto ocurre, su mascota necesita ver a un veterinario lo más pronto posible, ya que las posibilidades de mantener una visión en ese ojo dependen tanto de la extensión de la lesión y la rapidez de obtener atención médica.

Otra de las causas de la presencia de prolapso es un traumatismo producido por un golpe en la cabeza del animal, incluso una lucha (o jugar) por ser golpeado por un objeto, pero aún puede ocurrir si un propietario tira demasiado fuerte en la piel del cuello o el perro tira demasiado fuerte con una correa. Ante esto el ojo es vulnerable a ser impulsado fuera de la cuenca. El ojo se queda atrapado fuera de los párpados y rápidamente se seca, decolora y es propenso a daños tales como ulceraciones.

Si esto le ocurre a su perro, se puede tratar de aplicar una compresa mojada en el ojo hasta que pueda llegar a una clínica veterinaria. Algunos perros no pueden tolerar por el dolor. Usted también debe, si es posible, proteger el ojo de un daño mayor al poner un collar isabelino u otra barrera alrededor de la cabeza de su perro para que no se pueda frotar sus ojos.

Una vez en la clínica, el veterinario evaluará la gravedad de la lesión. En algunos casos, el ojo no queda totalmente fuera de la cuenca y el veterinario puede ser capaz de maniobrar por detrás de los párpados sin cirugía. En otros casos, la cirugía debe ser necesaria con el fin de reinsertar el ojo en la posición correcta.

En los casos graves, cuando el ojo está completamente fuera de la cuenca y la mayoría de los músculos y los tejidos han sido rotos, la extirpación del ojo (enucleación) es lo más indicado.

Todos estos procedimientos se realizan bajo anestesia. Una vez que el ojo se vuelve a colocar, los párpados se suturan y quedan cerrados durante varias semanas para permitir la cicatrización, y se prescriben medicamentos para prevenir la infección y aliviar el dolor. El pronóstico para mantener la visión en el ojo afectado suele ser pobre. Pero si el prolapso es leve, la atención veterinaria rápida y no hay demasiado músculo y tejidos dañados, el perro puede recuperar la visión.

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136661 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba