Conoce más sobre las mentes estafadoras y engañosas

Todos hemos oído hablar o conocemos personalmente a alguien manipulador. En nuestra sociedad, las mentes estafadoras están a la orden del día. Sin embargo, no todo son malas noticias: la capacidad de manipulación puede ser una ventaja competitiva. Por eso, aquí te contaremos cómo detectarla y ponerle freno, pero también si te reconoces como poseedor de una mente engañosa, cómo aprovecharla llegado el caso.

| 06 octubre 2016 06:10 PM | 5.1k Lecturas
Conoce más sobre las mentes estafadoras y engañosas

Por qué las mentes estafadoras
Por: Mariana Del Rosal
5192
Captura de pantalla Falsificación y estafa a las FFAA

¿Qué es un manipulador?

Una persona manipuladora es alguien que necesita tener el control de todo, no solamente de sus actos sino también de los demás. Pero para lograrlo utiliza ciertas estrategias que hacen que los otros no siempre se den cuenta de que están siendo manejados. Adulación, seducción, ponerse en lugar de víctima, atemorizar, criticar, todas son estrategias posibles de este tipo de mentes. El problema es que las personas adictas a manipular a los demás suelen tener en cuenta solo sus propios intereses, y logran que otros hagan cosas que los terminan perjudicando, o que no quisieran hacer en primer lugar.

Tipos de mentes engañosas (y cómo enfrentarlas)

La forma de manipular a los demás no siempre es la misma. Por eso, para enfrentarte a una mente engañosa debes reconocer primero de qué clase de manipulador se trata.

Tal vez el más fácil de detectar sea el intimidador, que utiliza la agresividad y la fuerza de choque para lograr sus objetivos. Lo más fácil en este caso es evitar las confrontaciones, postergar las discusiones por tiempo indefinido y no dedicar demasiada energía a calmarlo.

Otro manipulador clásico es la víctima, que manipula tratando de dar lástima a los demás. Nunca se hace responsable por lo que le sucede sino que pone la culpa en circunstancias externas, intentando despertar compasión en sus interlocutores (para que ellos hagan lo que quiere). Aquí suele funcionar desenmascarar su estrategia: decirle cosas como “no tengo por qué hacerme cargo de esto” o “tú también tienes tu parte de responsabilidad porque…”.

El crítico, por su parte, es aquel que juzga y hace sentir insignificante al otro a partir de imponer su propia visión de las cosas. Parece que está intentando ayudar a su interlocutor, pero en realidad busca menoscabar su autoestima. Aquí la clave radica en sostener frente a ellos que existen diferentes visiones posibles de las cosas y no necesariamente una es mejor que las otras.

Ventajas de tener una mente manipuladora

Los manipuladores pueden ser atractivos y encantadores. Y además, muchos grandes líderes consiguen alcanzar la cima con cierta cuota de manipulación. Ejemplos por excelencia los constituyen los políticos, los empresarios, los grandes emprendedores, muchos de ellos visionarios que terminan siendo triunfadores precisamente gracias a la ventaja competitiva que les da su capacidad de manipular. Por eso no necesariamente el término “manipulador” debe ser tomado peyorativamente.

Por último, mientras que al hablar de una mente manipuladora todos tendemos a considerarlo como algo malo (sinónimo de “estafador”) en realidad, todos caemos en el rol de manipular y ser manipulados de vez en cuando. En todo caso, procuremos aprovechar esta capacidad en su justa medida.


TAGS: , , , , , , ,


Fuente: > Mariana Del Rosal
img

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario