Inicio ┬╗ Especial ┬╗ Eutanasia regresa, 20 a├▒os después

Eutanasia regresa, 20 a├▒os después

Eutanasia regresa, 20 a├▒os después

Lima, 1985.
Una tarde de diciembre de 1985, Nicolás Morales y Dennis Pe├▒a, quienes unos meses antes habían formado una banda punk llamada Eutanasia, salían de un estudio en San Martín de Porres, luego de grabar dos canciones.

La agitación continúa

Resulta una contradicci├│n hablar de ├şconos en el punk. Precisamente este movimiento naci├│ para destruir a las estrellas, a los mitos, cuestionar lo establecido y buscar nuevas opciones de expresi├│n. Pero es indudable que existen bandas que marcaron hitos. Eutanasia fue un grupo que dej├│ una huella imborrable en una generaci├│n de j├│venes que viv├şan la angustia de los dif├şciles a├▒os 80. M├ís de 20 a├▒os despu├ęs sus integrantes regresan a las calles que los vieron nacer, para agitar nuevamente con su punk rock de combate.

Tenían pocos meses tocando en algunos conciertos de la efervescente escena del rock subterráneo y habían sido convocados por el activista Paco ┬ôKerouac┬ö para participar en un casete que compilara a las nuevas bandas que habían aparecido. La ┬ômaqueta┬ö, como se les llamaba a estas grabaciones hechas de manera independiente, reunía a 13 bandas y llevó por título ┬ôVolumen 2┬ö.

Dennis y Nicolás estaban buscando la manera de regresar a casa, en La Victoria, cuando se les acerca Enrique Castro, o simplemente el ┬ôPelao┬ö Kike, quien conocía el camino de regreso, pues también vivía en ese distrito. Al igual que ellos, Kike cantaba en una banda, llamada Excomulgados, y había ido a grabar al mismo estudio.

Los tres se conocen, se hacen amigos y en el camino a casa, le proponen que se una a Eutanasia, pues el vocalista que tenían ┬ôcantaba como Emmanuel┬ö. Eran apenas unos chiquillos, no pasaban de los 14 a├▒os.

CONSECUENCIA Y AUTENTICIDAD
En 1985 el rock subterráneo se convirtió en un verdadero boom en Lima. Su historia es harto conocida y solo para refrescar la memoria, diremos en resumen que se trató de un movimiento de bandas de rock que usaba el lenguaje de las calles para expresar su insatisfacción con el orden establecido. Todo comenzó como un movimiento espontáneo sin mayores intereses comerciales.

Pero para cuando Kike ingresó a Eutanasia, la escena entraba en una etapa de recomposición. Los grupos que habían iniciado el rock ┬ôsubte┬ö como Leusemia, Narcosis, Autopsia o Guerrilla Urbana se desintegraban y su posta era tomada por nuevas bandas.

Pero también comenzaron las divisiones. Algunos ┬ôsubtes┬ö, por vivir en distritos clasemedieros o por ser más blancos o incluso por nimiedades como tener instrumentos propios, eran llamados despectivamente ┬ôpitupunks┬ö. Sin embargo, la discriminación era mutua.

┬ôVamos a hablar de procesos, cómo una cosa calmada se vuelve violenta. Tú tocas en una banda y yo también, tú hablas de los problemas sociales tanto como yo. Yo llego a mi casa y no tengo agua ni tengo qué comer, sin embargo tú llegas a tu casa y tienes todo lo necesario. Pero yo por eso tampoco te voy a criticar. El problema comienza cuando eres tan caradura y conchudo de hacerle creer a la gente que estás asumiendo algo que realmente no eres. O cuando de repente yo comparto con mi gente lo que tengo y tú, pudiendo hacerlo, no lo haces┬ö, explica Kike mientras se sirve una cerveza más en el Superba, reunido con los demás integrantes de Eutanasia, más de veinte a├▒os después de haberse separado .

Entonces la escena se polariza. Si hasta ese momento todos los grupos compartían escenario en lugares como la discoteca No Helden, el centro cultural Magia en Magdalena o el Colegio Los Reyes Rojos de Barranco, a partir de entonces, surgieron, por así decirlo, dos bandos.

Unos se establecieron en Barranco, en lo que se llamó la Casa Hardcore, capitaneados por el grupo G-3. Los otros, con Eutanasia a la cabeza, consiguieron hacer de ┬ôEl Hueco┬ö, una casa en Santa Beatriz, su centro de operaciones. A├▒os después muchos acusaron a los miembros de Eutanasia de generar esta división cosa que ellos siguen rechazando categóricamente y que lo atribuyen a algunos personajes radicalizados de la movida. De alguna manera, era un reflejo de lo que ocurría en el país a nivel general, explican.

Eutanasia continuó con su propuesta incendiaria y de cuestionar la sociedad a través de sus letras y consiguieron aglutinar en torno suyo a una importante legión de seguidores.

La historia del grupo, breve pero intensa, está llena de incidentes que revisados décadas después, indican lo complicado de ser un adolescente subterráneo en Lima, con la represión del gobierno por un lado y el terrorismo captando nuevos elementos.

Por ejemplo, los famosos hechos de la Feria del Hogar, cuando a iniciativa de Franklin Jáuregui, de la revista rockera Esquina, los principales grupos de la escena fueron invitados para tocar. Sería la primera y última vez.

Voz Propia realizó una performance que emocionó a los subtes y asustó a los organizadores. En el clímax del concierto, el vocalista Miguel ├üngel Vidal cogió una paloma muerta como símbolo de la paz que el gobierno aprista había impuesto en las cárceles. Acababa de ocurrir la matanza en El Frontón.

Nicolás recuerda: ┬ôA nosotros a cada rato nos decían ┬Ĺno hagan nada┬ĺ y al final pasó con quien menos se lo esperaban. Nosotros no íbamos a hacer nada, estábamos concentrados en que vaya a sonar bien. Estábamos más preocupados en eso que en hacer una performance┬ö.

Miguel ├üngel continuó y cogió una bandera de los Estados Unidos y la destrozó, en el mismo escenario de la Feria del Hogar, causando euforia en el público. Eutanasia iba a tocar luego de Voz Propia, pero ante los hechos, las demás fechas de los grupos subtes fueron canceladas por el organizador, quien era el conocido escultor Felipe Lettersten. ┬ôEsta es una feria internacional y no podemos permitir la ofensa a ningún país hermano┬ö, fue la excusa.

O cuando Kike y Dennis tuvieron su paso por Seguridad del Estado. Una tarde dos policías les pidieron cigarros. Ellos les dijeron que no tenían y los oficiales les dieron una poco amable respuesta: ┬ô┬┐Cómo no van a tener cigarros con esa cara de fumones?┬ö. Dennis respondió e inmediatamente los policías los redujeron. Pasaron la noche en Seguridad del Estado y fueron liberados horas después. ┬ôCapturan a dos jóvenes emerretistas┬ö, informó esa vez el diario El Nacional, mostrando la foto de ambos.

AYACUCHO CENTRO DE OPRESIÓN
En los poco más de cuatro a├▒os de existencia, el momento más recordado por la gente de Eutanasia es su viaje a Ayacucho en 1987, en el peor momento del enfrentamiento entre Sendero Luminoso y las fuerzas del gobierno.

La invitación fue hecha por la gente del Chaplas Rock, una movida de rock independiente realizada entre los jóvenes de la atemorizada ciudad.

┬ôNosotros éramos más chibolos y fue una mezcla de arrojo e ingenuidad, pero ahora que me pongo a pensar en retrospectiva digo: ┬Ĺla verdad es que debimos haber estado locos para hacer eso┬ĺ┬ö, cuenta Pepe Mata (Pepe ┬ôAsfixia┬ö, para los subtes), quien entró como bajista del grupo hasta el final, reemplazando a Mario Silvania. El concierto se realizó sin más problemas. José Valdez, conocido como ┬ôAuxilio┬ö, recuerda que curiosamente, entre el público, estaban los soldados lime├▒os traídos de Lima, que buscaban algo de diversión en una ciudad donde la muerte rondaba.

┬ôA veces el carro paraba porque tres caballos se ponían adelante. El chofer nos decía: ┬Ĺtranquilos muchachos┬ĺ y nosotros cagándonos de risa, chupando y conversando. Por la ventana nos veían y se cagaban de risa de nosotros al vernos todos punkies y con guitarras. ┬ĹQue chucha es esto┬ĺ, decían y nos dejaban pasar┬ö, recuerda Kike. En 1988 volvieron a tocar en Ayacucho.

En Lima, la situación se volvía espinosa. ┬ôSacos┬ö y ┬ômartacos┬ö se infiltraban en los conciertos, buscando agua para su molino. Y con ellos la represión, que en más de una ocasión terminó a la mala con muchos conciertos subtes.

El grupo se complementaba con el ingreso de Rafo Ráez como primera guitarra, quien pocos a├▒os después, iniciaría una destacada carrera como cantautor.

EL FINAL
En los últimos a├▒os de los 80, la situación del Perú se hacía inviable. ┬ôAuxilio┬ö fue el primero en salir, para establecerse en Japón. A pocos días de irse, los integrantes del grupo entran al estudio de grabación para registrar sus canciones. Con la producción de Daniel F lanzan ┬ôSentimiento de Agitación┬ö y dicen adiós al grupo. A las justas pasaban los 20 a├▒os. Kike se fue a Alemania, viviendo en ocupas y dedicándose a la música. Nicolás entró a la banda Deformales y luego viró a la fusión con ├Ĺaupamachu, grupo que formó con sus compa├▒eros de Antropología en San Marcos. Al poco tiempo, por invitación de Kike también voló a Alemania y Pepe hizo lo mismo.

Han pasado más de 20 a├▒os y Eutanasia decidió volver a los escenarios. La idea es seguir con el grupo y poder grabar un nuevo disco.

Epílogo
Si el rock and roll es sinónimo de rebeldía juvenil, Eutanasia y los grupos subtes fueron su máxima expresión. Sus canciones reflejaban la angustia de vivir en los 80s pero también eran un grito de esperanza en medio de tanta falta de expectativas. No es casualidad que alguna vez hayan compartido escenario con Los Shapis y no con otros grupos de rock comercial, pues tanto la chicha como el rock subte reflejaban el sentir de la época.

┬ôMiras la violencia como un imbécil / sea en la calle, sea en tu casa / eres presionado porque no estudias / y te dicen tus viejos que leas las noticias / cincuenta muertos y quisieras estar / entre ellos┬ö, cantaba Eutanasia mientras que Arena Hash hacía gritar a las chicas con ┬ôCuando la cama me da vueltas┬ö. Era como cantaba Kike: ┬ôEsto no es hueveo del montón, esto es subversión┬ö.


Fernando Pinzás
Redacción

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Per├║

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136648 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

┬ę 2014 Powered By Ambar L.T.D

Arriba