Inicio » Especial » Entre arpas y huaynos

Entre arpas y huaynos

Entre arpas y huaynos

Claude Ferrier, profesor suizo, acaba de publicar el libro El Huayno con Arpa.

Acaba de publicarse el libro El Huayno con Arpa- Estilos globales en la música popular andina, del profesor suizo, músico e intérprete del arpa y violín, Claude Ferrier. Ya el título del libro nos lleva a un amplísimo campo de discusión y explicaciones: “estilos globales”…”música popular”. La publicación corresponde al Instituto de Etnomusicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú y al Instituto Francés de Estudios Andinos con el auspicio de la Embajada de Suiza en el Perú.

FOCLOR

Compromiso con la realidad
“Más allá de un texto etnomusicólogo, el libro de Claude Ferrier, es un compromiso del autor con la realidad social y las prácticas musicales actuales del Perú. Nos lleva a la pregunta: qué será de la música andina en el futuro”: Daniel Ruegg etnomusicólogo, prologuista del libro.

Es necesario hacer un recuento de nuestro proceso histórico musical andino y su presencia en Lima para despejar el panorama.

La ciudad de Lima fue el centro donde se inició muy tímidamente la difusión de la música andina. Cierto prejuicio y la real dependencia cultural, influían en las manifestaciones artísticas. En este pequeño panorama, lo inkaiko y cusqueño, que nos remontan a la aureola de prestigio del Tahuantinsuyo, eran sinónimo de andino y Cusco representaba la capital de todos esos numerosos pueblos serranos.

Este centralismo fue abriendo sus compuertas en la década del cincuenta, casi por inercia y gracias a la presencia cada vez más numerosa de los provincianos en Lima, además del afán comercial de los medios de comunicación que iban llegando a provincias, donde se va iniciando un relativo desarrollo regional. La radio, el fonógrafo, el cine, apenas se conocían en las más importantes ciudades del interior, con un contenido de música foránea( norteamericana, boleros, rancheras) y la llamada música criolla( valses, polcas), la música andina estaba señalada por los fox inkaicos.

De otra parte, la presencia de la música y fundamentalmente de los bailes y danzas andinos se manifiesta claramente en los Festivales de la Pampa de Amancaes, promovidos por el Concejo Distrital del Rímac y bajo el padrinazgo político de los gobiernos, especialmente de Augusto B. Leguía ( 1919- 1929). La tradicional celebración , que se inicia el 24 de junio de 1927, bajo el nombre de Fiesta de San Juan de Amancaes, posteriormente es llamada Día del Indio. Con este nombre, la festividad se realizó año a año hasta 1963, cuando fue prohibida.

Este evento anual fue el gran escenario para numerosas compañías, elencos, grupos, embajadas artísticas, venidos de diversos pueblos del país y semillero de nuestra música andina. A partir de 1937 o 1939 aparecen los llamados coliseos, primero en las carpas que servían para las funciones de circo, box, y cachascán, luego en locales propios, como en los coliseos Lima, Nacional, Inca, cerrado del Puente del Ejército . Estos lugares junto con los programas radiales de folclor y las instituciones provincianas o de migrantes cumplen importantísimo rol en la difusión de la música andina.

Al finalizar la década del cincuenta la presencia de esta música en Lima tiene un campo cada vez mayor. Las instituciones provincianas se hacen cada vez más presentes. Las presentaciones de música ya no son solo a título personal, de tal o cual artista, sino de los clubes provincianos y de las hermandades religiosas que festejan las fiestas cívicas, costumbristas y patronales, con una colonia de migrantes que han venido con todas sus costumbres a radicarse en la gran capital.

Conversemos con el autor del libro Calude Ferrier. El tema no termina, es infinito en sus posibilidades.

-De qué manera, le decimos, esta música del “huayno con arpa”, motivo del libro crea una música que hace sentir al migrante “representado” en su nuevo entorno sociocultural, como señala el libro.

-Principalmente por las características ‘híbridas’ del Huayno con arpa, con sus elementos provenientes del huayno de la sierra de Lima (núcleo del huayno con arpa, instrumento principal, el arpa, y una cantante; interpretación típica de la mano derecha del arpa; armonías básicas; en parte letras) de la chicha (percusión acústica), de la tecnocumbia (batería electrónica, bailarines en el escenario), del huaylas tecno (uso del bajo electrónico a gran escala, ritmo en síncopa del mismo), del huayno ayacuchano urbano de los ‘90 (ritmo).

Esta mezcla (no uso a propósito el término fusión, que se aplica normalmente a otro tipo de proyectos musicales más ‘intelectuales’, el huayno con arpa sigue siendo a mi parecer una creación del pueblo) de elementos tradicionales y modernos, rurales y urbanos, permite al migrante sentirse representado en Lima a la vez como provinciano/serrano y como habitante de la urbe.

-Esta música del huayno con arpa, representado por Abencia Meza, Dina Páucar, Laurita Pacheco, entre otros, es una realidad, nadie la discute. ¿Cuál es su aporte como “fenómeno cultural”?

-El aporte está en la continuidad con el huayno tradicional. Éste como evidente producto cultural perdura a mi parecer en el huayno con arpa. El aporte está en una versión urbana y quizás por primera vez algo ‘costeña’ (muy diferente a las interpretaciones de huaynos por parte de músicos criollos en la segunda mitad del siglo XX) del huayno, que según mi parecer integra y reúne de alguna manera las regiones geográficas y culturales del país. Creo que el Perú necesita de estos productos ‘integradores’ que ayuden a superar las barreras sociales y culturales históricas del país.

-No es más bien un ritmo híbrido lleno de estereotipos?

-Los estereotipos están presentes, pero no olvidemos que toda música vive de estereotipos: la cadencia V-I aparece millones de veces en la música occidental entre 1650 y 1900.Pienso que el ser humano desea estereotipos en la música (y no solo), dan seguridad. Son pocos los que se atreven a crear algo nuevo, a proponer novedades; algunas de ellas se vuelven más tarde estereotipos...

En el caso del huayno con arpa, llama la atención el ritmo estereotipado, similar en las interpretaciones de todos los arpistas y cantantes del género, que contrasta con las rítmicas muy dinámicas y variadas de las expresiones musicales andinas rurales.

-La música sensibiliza, aporta grandemente a la formación cultural, sensible, inteligente de la persona. ¿Logra esta música híbrida estos cometidos?

-El huayno con arpa ha sensibilizado en el sentido de haber llevado al huayno - algo modificado - a los grandes escenarios y a los medios de difusión masiva. Pienso que ahora más peruanos son orgullosos de él: Un residente huancavelicano en Ica me comentaba la semana pasada ‘Dina Páucar ha llevado el huayno a flote en el momento en que se estaba hundiendo para siempre’. El huayno con arpa es un producto del pueblo para el pueblo, y no soy quién para juzgar si este producto ‘aporta grandemente a la formación cultural, sensible, inteligente de la persona’. Algunas letras (‘Volveré’ de Dina Páucar, por ejemplo) son seguramente un aporte cultural con un contenido social y un cierto compromiso de la artista.

-Los medios de comunicación, especialmente la TV, han llenado, llenan sus espacios con los personajes de esta música. ¿Es una casualidad la coincidencia del nulo aporte musical de la Tv por ejemplo con esta “música”?

-El aporte en la difusión es evidente. Ahora, es verdad que en todo el mundo la TV principalmente solo difunde lo que se vende, lo que ya recibió el visto bueno de la compatibilidad comercial, sin preocuparse demasiado del contenido cultural, social y artístico de un producto musical que promociona (subrayo que hay excepciones).

En el caso de las cantantes de huayno con arpa, pienso que el problema está mucho más en la conducción de los programas que en la música misma, que no está alterada por la TV: a veces los programas son llevados a cabo de una forma hasta humillante para las cantantes.

-“Minoría de residentes e hijos de residentes, cuya permanencia en la capital ha sido un éxito humano, social y económico”, escribe en su libro. En base a esta afirmación, ¿el Perú no es país dependiente, consumista, enajenado por este “éxito”?

-El Perú es un país ‘dependiente’ por la Historia, que ha sido mayormente orquestada por Occidente; en este sentido no creo que el Perú tenga una responsabilidad histórica de esta situación. Sin embargo la responsabilidad crece en la época contemporánea.

Los medios de difusión masiva a escala mundial mayormente promueven una imagen del bienestar basado en lo material y en el éxito económico. Seguramente que el Perú es un país consumista, pero Suiza le gana: tenemos la tasa más alta de celulares y aparatos electrónicos per capite del mundo.

Santiago Alfaro ha mostrado en sus trabajos como el huayno con arpa ha sabido entrar a un sistema de producción y consumo de tipo neo-liberal, creo que ésta es una realidad. Esto es para la ventaja de pocos, de una minoría, pero no olvidemos, como recuerda este mismo especialista, que por ejemplo Abencia Meza puso luz eléctrica en su pueblo natal con una parte de lo recaudado en sus presentaciones.

-Háblenos de la Globalización como mérito y valor

-Pienso que la globalización, proceso que comenzó con los grandes viajes de ‘descubrimiento’ que tuvieron como una de sus consecuencias la colonización de América, como muchas cosas tiene aspectos positivos y negativos. Mi investigación actual, que me ha llevado a Italia, donde los peruanos en la diáspora llevan a cabo fiestas patronales y costumbristas como el Señor de Muruhuay o Virgen de Cocharcas con presencia de orquestas típicas completas, me demuestra que la desigualdad económica y la globalización, que ha sacado a estos peruanos de sus hogares generando sufrimiento, desarraigo y nostalgia, y los ha catapultado en tres continentes, también ha hecho posible la sobrevivencia deslocalizada de hábitos culturales muy regionales, que siento ahora más bien reforzados de alguna manera.

En el caso del huayno con arpa, y así de la globalización del huayno, el mérito está en su difusión a gran escala.

Y no olvidemos que por lo menos hasta ahora, los estilos musicales regionales siguen vigentes en la región andina. Sería importante que, paralelamente a los estilos globales, un trabajo de difusión de estos estilos regionales existentes fuera emprendido no solo por académicos y estudiosos, sino también a nivel gubernamental y por los medios de difusión masiva - aunque esta no es la tarea de la globalización, estamos de acuerdo.

-¿Qué significa “interpretación más estándar de tipo nacional”?

-En el huayno con arpa se observan una serie de características musicales e interpretativas globales similares en todos los intérpretes. Por otro lado, siempre más arpistas de otras regiones se dedican al estilo que llaman ‘Norte’, y crean sus conjuntos locales de huayno con arpa, sin embargo con estas características interpretativas peculiares del Norte Chico y del huayno con arpa urbano, con poco sello regional. Es por eso que observo la aparición de un tipo de interpretación estándard del arpa, con una base regional (norte chico) transformada parcialmente por el huayno con arpa (simplificación de los bajos) e influenciada por elementos musicales más globales como la integración de nuevos elementos armónicos, la aparición de los arpegios, etc., aspectos descritos en detalle en el libro.

-¿Cómo considera el contenido de las letras y la puesta en escena de esta música?

- Por la inmensa producción musical, pienso que no se les puede pedir demasiado a la calidad de las letras. Algunas canciones destacan en su contenido, pero en la mayoría de los casos se trata de variaciones sobre el tema amoroso, también presente en muchos huaynos tradicionales, subrayemos. Encuentro normal la vigencia de esta temática: cada uno de nosotros tiene una sensibilidad particular acerca de este tema universal, que ha ocupado desde Homero la literatura mundial, y que seguramente seguirá vigente hasta la extinción del género humano.

En cuanto a la puesta en escena, se trata como mencioné de varias herencias de la historia musical peruana y limeña de la últimas cuatro décadas, y personalmente la encuentro casi lógica. No tomaré posición a nivel estético: de gustos y colores no se discute.

Antonio Muñoz Monge
Colaborador

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136669 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba