Recursos naturales y minerales corren peligro de desaparecer

Recursos naturales y minerales corren peligro de desaparecer

Explotación indiscriminada de recursos no renovables es perjudicial.

El boyante crecimiento económico ha producido un mayor consumo per cápita de minerales, combustibles fósiles y de biomasa que amenazan la sostenibilidad en tiempo de éstos, advierte un informe del Programa de las Naciones Unidas.

“Debemos darnos cuenta de que la prosperidad y el bienestar no dependen de consumir cada vez cantidades mayores de recursos. El desacoplamiento no trata de detener el crecimiento. Se trata de hacer más con menos. El consumo de recursos global está explotando. Es una tendencia de ninguna manera sostenible “. Ernst U. von Weizsäcker, copresidente del Panel de Recursos del PNUMA, y ex Presidente, Bundestag Comisión de Medio Ambiente

Un reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente advierte que para el año 2050, la humanidad podría devorar alrededor de 140 millones de toneladas de minerales, combustibles fósiles y de biomasa al año – tres veces su apetito actual – a menos que la tasa de crecimiento económico sea “desacoplada” de la tasa de consumo de recursos naturales.

Los ciudadanos de los países desarrollados consumen en promedio 16 toneladas per cápita de estos recursos claves (en un rango que alcanza hasta 40 o más toneladas por persona en algunos países desarrollados). En comparación, en la actualidad la persona promedio en India consume cuatro toneladas por año.

Con el crecimiento de la población y la prosperidad, especialmente en países en desarrollo, la expectativa de niveles mucho más altos de consumo de recursos va “mucho más allá de lo sostenible” si se tiene en cuenta que todos los recursos del mundo son finitos, advierte el informe del Panel Internacional de Recursos del PNUMA.

De hecho, el mundo se está quedando sin fuentes baratas y de alta calidad de algunos materiales esenciales como el petróleo, el cobre y el oro, cuyos suministros requieren, a su vez, volúmenes, cada vez más altos, de combustibles fósiles y de agua dulce para su producción, dice el informe.

Crecimiento económico vs consumo de recursos
Mejorar la tasa de productividad de los recursos (“hacer más con menos”) de manera más rápida que la tasa de crecimiento económico es la idea atrás del concepto de “desacoplamiento”, indica el panel.

Ese objetivo, sin embargo, exige un replanteamiento urgente de los vínculos entre el uso de los recursos y la prosperidad económica, respaldada por una inversión masiva en innovación tecnológica, financiera y social, hasta al menos congelar el nivel de consumo per cápita en los países ricos y ayudar a las naciones en desarrollo a seguir una ruta más sostenible.

La gente cree que los “males” ambientales son el precio que debemos pagar para contar con “bienes” económicos. Sin embargo, no podemos, ni necesitamos, seguir actuando como si esta disyuntiva fuera inevitable, indicó Achim Steiner, Subsecretario General de Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA.

Para Steiner, el desacoplamiento es parte de una transición hacia una Economía verde, baja en carbono, eficiente en el uso de recursos, la cual es necesaria para estimular el crecimiento, generar empleos decentes y erradicar la pobreza de una manera que la huella de la humanidad se mantenga dentro de los límites del planeta

Crece consumo
El promedio global anual de consumo per cápita de recursos fue de 8 a 10 toneladas en 2000, casi el doble de la tasa registrada en 1900. En 2000, la tasa promedio en los países industrializados (hogar de una quinta parte de la población mundial) fue aproximadamente el doble del promedio mundial y cuatro o cinco veces superior al de los países en desarrollo más pobres.

La tasa de consumo per cápita global (y nacional) se calcula dividiendo la extracción total mundial (y nacional) de minerales, combustibles fósiles y biomasa entre el total de población mundial (y nacional).

Sin embargo, la rápida expansión del comercio internacional oculta la responsabilidad por el consumo de recursos y su impacto ambiental, señalan los autores.

En términos absolutos - con el crecimiento de la población, los altos niveles de consumo en los países industrializados, y el aumento de la demanda de bienes materiales, especialmente en China, India, Brasil y otras economías rápidamente emergentes – el uso total de recursos creció ocho veces, de 6 mil millones de toneladas en 1900 hasta 49 mil millones de toneladas en 2000. Se estima que actualmente alcanza 59 millones de toneladas.

El “desacoplamiento” está ocurriendo, pero “a un ritmo que es insuficiente para satisfacer las necesidades de una sociedad equitativa y sostenible”, dice el informe. Entre 1980 y 2002, los recursos requeridos por cada 1.000 dólares de producción económica se redujo de 2,1 a 1,6 toneladas.

Escenarios de crecimiento de consumo en los países
El informe describe tres escenarios por el que los países desarrollados y en desarrollo consumen recursos de manera equitativa: “convergencia para el año 2050”

Escenario 1: “Negocios como de costumbre” en los países desarrollados, convergencia de otros

El consumo per cápita de recursos en los países industrializados se mantiene estable, como ha sucedido durante las últimas tres décadas, y el resto del mundo continúa la tendencia actual para ponerse al día.

Esta trayectoria conduce a un consumo anual total de 140 miles de millones de toneladas de minerales, combustibles fósiles y biomasa, o 16 toneladas per cápita de una población de 9 mil millones para el año 2050.

El informe dice: esto “representa un futuro insostenible en términos de uso de los recursos y emisiones, probablemente excediendo todas las medidas posibles de los recursos disponibles y las evaluaciones de los límites a la capacidad de absorción de los impactos.”

Escenario 2: Contracción moderada del consumo en los países desarrollados, convergencia de otros

Las naciones industrializadas reducen a la mitad el consumo promedio per cápita a 8 toneladas y otros países lo incrementan a ese nivel.

El resultado: el consumo mundial total asciende a 70 mil millones de toneladas en 2050, alrededor de 40% superior a la extracción de recursos en 2000. Las emisiones per cápita promedio de dióxido de carbono aumentarían casi un 50% a 1,6 toneladas per cápita y las emisiones globales de CO2 en más del doble.

Reducciones absolutas en el consumo - muy por debajo de la escala requerida en el escenario dos - se han producido en tan sólo unos pocos países, y en algunos casos sólo han bajado su tasa de consumo per cápita porque han incrementado la importación de recursos de otros lugares.

Escenario 3: Fuerte contracción del consumo en los países desarrollados, convergencia con otros

Las naciones industrializadas reducen el consumo per cápita en dos tercios y otras naciones mantienen su nivel actual, lo que resulta en una tasa per cápita de consumo mundial de 6 toneladas y el consumo mundial total de cerca de 50 mil millones de toneladas, lo mismo que en el año 2000.

Este escenario sería sumamente restrictivo, y por lo tanto poco atractivo para los políticos, por lo que “difícilmente puede ser abordado como un objetivo estratégico posible”, admiten los autores.

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136648 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba