Inicio » Economía » Demandan a Sunat frenar masiva evasión tributaria

Demandan a Sunat frenar masiva evasión tributaria

Demandan a Sunat frenar masiva evasión tributaria

La mayor recaudación que realiza la Sunat proviene del ciudadano de a pie.

Especialistas exigen mayor fiscalización a las grandes empresas y modificar la estructura de recaudación de impuestos. Los mayores ingresos provienen del IGV y del ISC que lo paga el ciudadano de a pie.

REFORMA

Ante este problema el economista José Ignacio Tavara dice que urge una reforma tributaria, con el objetivo construir un sistema equitativo y transparente. Esto implica, elevar los impuestos a la renta y la riqueza – todos saben cuánto pagan- y reducir la participación de impuestos indirectos como el IGV, que son poco equitativos y muy opacos: la gente no se entera que los está pagando. Cuanto más conscientes sean los ciudadanos de la magnitud de los impuestos que pagan, más fácil será que se movilicen para exigir servicios de calidad, y la rendición de cuentas a las autoridades elegidas.

Si bien es cierto que diferentes economistas coinciden en la necesidad de imponer un impuesto a las millonarias sobre ganancias mineras como medida para elevar la poca recaudación fiscal, el problema tributario va más allá, urge una reforma tributaria, pues como afirma el catedrático de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Mauro Zevallos, la mayor cantidad de recaudación que realiza la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) provienen de los impuestos indirectos, como el Impuesto General a la Ventas o el Impuesto Selectivo al Consumo. Es decir, el mayor ingreso que recibe el ente recaudador proviene de los impuestos que pagan el ciudadano de a pie cuando se adquiere un producto o servicio. Por dicho medio llega recaudar en promedio 9,2% del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que mediante los impuestos directos -aquéllos que se pagan por la renta o riqueza que se genera una persona o empresa- apenas recoge el 5.3% del PIB

A dicho problema en la estructura tributaria se aúna la creciente evasión tributaria que se ha convertido en un mal hábito, pues del total de contribuyentes que deberían pagar tributos sólo el 50% lo hace. Un estudio de Luis Alberto Arias, publicado por la CEPAL, revela que además del sector minero existen otros sectores que aportan muy poco al fisco, como Construcción. El informe indica que el 92% de la recaudación del impuesto a la renta de las empresas se concentra en los 15 mil contribuyentes principales, pues los pequeños y medianos – 3.9 millones -- solo aportan el 8%.

El estudio también revela la baja contribución del impuesto a la renta de las personas naturales, y el hecho de que el 80% de su recaudación provenga de las rentas del trabajo (4ta y 5ta categoría), debido a que la mayor parte de las rentas del capital están inafectas o exoneradas.

Grandes deudores
Al respecto, el abogado tributarista Julio César Castiglioni considera que este mayor ingreso que obtiene la Sunat de los trabajadores son principalmente de las empresas formales que tienen a sus trabajadores en planillas, sin embargo lamenta que el ente recaudador sólo se preocupe de cobrar impuestos a los empleados y se olvide de cobrar a los grandes deudores como las grandes empresas. “A los pobres trabajadores les descuentan todo, pero a los clubes deportivos no se les cobra por años y al final se le busca condonar la deuda, mientras que a los trabajadores no se les perdona nada”, cuestiona Castiglioni.

La Sunat siempre se ha jactado que los PRICOs (Principales contribuyentes) están controlados al milímetro, sin embargo, dice Castiglioni, sólo fiscaliza lo que declara, más no lo que no declara., es decir, las compras sin comprobante de pago, las mismas que también, son vendidas sin comprobantes de pago; no están controladas.

Mayor fiscalización
Para el profesor de la universidad ESAN, Jorge Luis Picon, esta proliferación de la informalidad tributaria es consecuencia de la “tibia” fiscalización que realiza la Sunat que a parecer del especialista sólo fiscaliza a las empresas formales y a los trabajadores de la misma, pero no hace nada por cobrar a los comercios menores que se vienen multiplicando en el país, como es el caso de miles de negocios que se han formado a lo largo de la avenida Wilson en el Centro de Lima.

Pero la evasión tributaria no es exclusividad de los pequeños comerciantes, pues los propietarios de las opulentas casas de playa ubicadas en el balneario de Asia pagan anualmente por impuesto predial un monto que no corresponde con el valor de la casa. “Los valores de autoavalúo son 2 a 3 veces menores a los valores de mercado, de manera que el impuesto predial anual, por ejemplo para una casa de playa, es una fracción de lo que gastan sus propietarios en divertirse cualquier fin de semana”, dice el especialista.

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136669 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba