Inicio » Columnistas y Colaboradores » La inversión en la Amazonía, el crecimiento y los derechos de los pueblos indígenas

La inversión en la Amazonía, el crecimiento y los derechos de los pueblos indígenas

El conflicto que opone al gobierno con los pueblos indígenas de la Amazonía es susceptible de una solución concertada que satisfaga a ambas partes.

La inversión y el crecimiento del PBI es un interés de todos los peruanos y peruanas. Crecer a tasas por encima del 8% es acumular riqueza .Y sin riqueza no se puede ni redistribuir, ni combatir la pobreza, ni disminuir fuertemente la desigualdad. El crecimiento es pues un interés de todos. Y podría asimilarse a un bien público nacional.

El respeto a los derechos de los pueblos indígenas es un compromiso internacional del Perú, un componente esencial de la vigencia de los derechos humanos, un factor sustantivo de la identidad nacional plural y diversa, un requisito de la gobernabilidad democrática y una variable de toda estrategia de desarrollo sustentable. Es también, en ese sentido, un bien público nacional.

Hay que cautelar ambos bienes públicos. La cuestión no es entonces oponer los derechos de los pueblos indígenas con la inversión sustentable en la Amazonía. No son excluyentes. Pueden ser complementarios. Y esa debe ser la apuesta nacional.

La Amazonía occidental, situada mayoritariamente en Perú y en menor grado en el Ecuador, es la zona más rica de la cuenca amazónica. Especialmente en gas y petróleo. Además de la biodiversidad. Actualmente más de 688,000 km2 están siendo explorados o explotados a través de 180 bloques o lotes que han sido concedidos a cerca de 35 empresas multinacionales. Se trata de más de una tercera parte de la Amazonía. En el caso específico del Perú, las empresas vienen haciendo prospección en 48 lotes y 16 más se incorporarán a lo largo del 2008. De estos 64 lotes, que cubren el 72% de la Amazonía peruana, por lo menos 58 se superponen con tierras tituladas de los pueblos indígenas amazónicos, y en áreas extendidas de esta superficie se ha planteado la creación de reservas nacionales.

Esta es la raíz y la razón del problema.
Explotar los recursos gasíferos y petroleros induciendo la compra de las tierras indígenas, sería un acto de despojo inaceptable en el Perú y en el extranjero. Es la vía del conflicto. La del retorno a un pasado de expoliación. Definir con la participación e intervención directa de los pueblos indígenas un régimen de concesiones, que asegure el desarrollo sustentable, el respeto al hábitat, la cosmogonía, los valores culturales y las tradiciones de los pueblos indígenas y establezca un canon justo en su beneficio, es la opción viable de la modernidad.

Esta vía es, además, una obligación vinculante del Estado peruano, a la que está comprometido por el Convenio 169 de la OIT. Y es compatible con la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada por las Naciones Unidas, luego de 20 años de negociaciones bajo el liderazgo y la presidencia del Perú.

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136648 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba