Inicio » Columnistas y Colaboradores » Falacias sobre medidas cautelares

Falacias sobre medidas cautelares

Un desaprensivo comunicado público de la SNP (Sociedad Nacional de Pesquería), condenando una serie de medidas cautelares dictadas por el Poder Judicial, para el otorgamiento de permisos de pesca, nos recuerda que justamente fue uno de los sistemas empleados por actuales grandes productores harineros, enquistados en su organización, para en forma ilegal y con la complicidad de autoridades del sector pesquero desde principios de los años 90, obtener cientos de licencias para la pesca industrial, apelando a la picardía de algunos magistrados, y hasta el allanamiento procesal de los procuradores de turno.

En 1999 eran menos de 400 embarcaciones industriales activas, y a la fecha son cerca de 800 con mayor capacidad; sin contar con las denominadas “vikingas” (lanchas de madera), que desde el 2003, abandonaron la pesca para consumo humano, sumando sus aproximadamente 700 naves a la extracción de especies para la fabricación harinera, formalizadas con la ley 26920.

La consecución ilegal de licencias, pese a su terminante prohibición por la Ley de Pesca desde 1992, significó el primer paso para el monopolio harinero, fortalecido luego con el cuestionable Sistema de Cuotas de Pesca, y el desmesurado crecimiento de la “pesca negra”, ante los ineficientes controles de descargas y vigilancia satelital.

Las concluyentes denuncias de los dirigentes de la Federación de Pescadores del Perú, desde el 2003, alertaban casos como la negativa a Pesquera Don Rosendo S. R. Ltda., para el reconocimiento de licencias de pesca para sus embarcaciones “Rosendo I” y “Rosendo II”; variando totalmente cuando fueron otros los tramitadores y beneficiarios, pues sin mediar gestión adicional fue activado de oficio, procediéndose a la emisión de los permisos de extracción en forma apresurada.

Igualmente las embarcaciones “Tres Hermanos IV”, “V” y “VI” de Pesquera Mar S.A.C., beneficiaron a terceros, entre ellos al Ministro de Pesquería vigente en el 2004, y no a sus reales propietarios. Y hasta una licencia en abandono de EPESCA S.A. de 100 Tons./Hora, para fabricar harina y aceite fue reactivada en el 2003, falsificando documentación del Municipio Provincial de Huarmey, para beneficiar a empresarios privados en la zona de “Puerto Rico”, “Bayóvar” (Piura).

Una conveniente revisión de las documentaciones que impulsaron fraudulentas licencias de pesca para el monopolio harinero, a pesar del tiempo transcurrido, evidenciarían la inmoralidad de muchos empresarios que incrementan sus fortunas de manera arbitraria.

La expedición de mayores licencias como consecuencia de medidas cautelares, es evidentemente preocupante, pero no significa el crecimiento de la cuota de pesca global, sino un reacomodo de las cantidades de pesca asignadas a cada empresa pesquera.

Las expresiones de la SNP, por una pesca responsable y un verdadero reordenamiento del sector pesquero, suenan falaces, pues permitieron la emisión de cientos de licencias, en beneficio de una élite empresarial en forma cuestionable; pero al otorgarse similares ventajas a través de medidas cautelares a empresarios ajenos a su entorno, aun siendo afiliados a la SNP, hasta se les expulsa como en el caso de la importante empresa Pesquera EXALMAR S.A.

...
Etiquetas:

Califica esta noticia




Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136670 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba