Inicio » Columnistas y Colaboradores » Experiencia de créditos para buses a gas natural (II)

Experiencia de créditos para buses a gas natural (II)

Indudablemente que las noticias de la crisis social en el norte de África, ante las rebeldías por las dictaduras en los países productores de petróleo; y el reciente terremoto que azotó Japón, con un costo aproximado a USD 170,000 millones; generarán variación en el precio de este combustible, ocasionando dificultades para que el Estado Peruano mantenga una firme política del Fondo de Estabilización de precios.

Ante este evento internacional, las autoridades competentes del sector transporte terrestre deberían implementar estrategias de mediano plazo para proteger socialmente a la comunidad de operadores de transporte urbano, así como a los usuarios ante un riesgo de alza en los pasajes.

Puesto que la Municipalidad Metropolitana de Lima y la Municipalidad Provincial del Callao tienen las competencias para regular este servicio público, recomiendo involucrarse en esta problemática e incorporar la política de cambio de la matriz energética. Digo “involucrarse” porque la Municipalidad de Lima publicó la Ordenanza 954-2006-MML estableciéndose dentro de los lineamientos de política la utilización de gas natural vehicular (GNV) y otros combustibles alternativos limpios con carácter de obligatoriedad y hasta la fecha, no existe una Ordenanza que promueva efectivamente el uso de este combustible.

Mi experiencia como estructurador de proyectos de inversión, es significativa en el transporte urbano. He visto las iniciativas que han tomado aisladamente algunas empresas de transporte de Lima y Callao para adquirir vehículos a gas natural para el transporte urbano. Generalmente son empresas que tienen un buen mercado de pasajeros y están fortalecidas en patrimonio y capital social. Los directivos y socios de estas pocas empresas han entendido el concepto beneficio – costo al enfrentar la evaluación de dos proyectos: a) adquiriendo buses nuevos Diésel, y b) decidiendo la compra de buses nuevos a gas natural.

Estas pocas empresas decidieron iniciar un proceso de renovación de la flota para enfrentar el futuro incierto que representa la volatilidad del combustible Diésel, pues al no controlar el precio del principal insumo operativo, la rentabilidad del negocio es de mucho riesgo. En cambio el uso de gas natural asegura un costo fijo, dado el acuerdo que tiene PLUSPETROL con el Gobierno Peruano en mantener fijo el precio en S/. 1.39 el m3 de GNV.

Si revisamos las tendencias encontramos que en el 2009 el precio del Diésel fue de S/. 9.00 el galón, lo cual en término medio representaba a la operación un costo de S/. 0,75 por kilómetro recorrido. A inicios del 2010 el precio fue S/. 10.00 el galón y un costo de S/. 0.83 por kilómetro. Con el precio actual de S/. 12.00 el galón, este costo ha subido a S/. 1.00 el kilómetro. En cambio al utilizar GNV el costo de recorrer un kilómetro siempre se ha mantenido en S/. 0.55; con lo cual queda demostrado que hoy, si las empresas de transporte deciden comprar buses a GNV estarían ahorrando 45% frente a la opción Diésel, lo cual representa un ahorro absoluto de S/. 35,000 al año, promedio.

COFIDE y las Instituciones Financieras que intermedian sus fondos conocieron este potencial y vienen financiando este tipo de operaciones de crédito de inversión. Para ello se utiliza el fideicomiso como una herramienta jurídica que reduce el riesgo y por lo tanto el costo financiero.

...
Etiquetas:

Califica esta noticia




Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136670 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

© 2014 Powered By Ambar L.T.D

Arriba