Inicio » Columnistas y Colaboradores » Darse cuenta

Darse cuenta

Con tanto que hacer y que ver, sobre todo en los campos de la información y de la tecnología, me temo que cada vez tenemos menos tiempo y oportunidad de darnos menos cuenta de lo que provocamos con nuestras acciones, sobre todo con aquellas que debieran de ser nuestra prioridad, me refiero, claro está, al ser consciente de uno mismo y también del otro, de la existencia de ese otro.

Vivimos nuestros días en intervalos de autohipnosis. Por ejemplo, si nos desplazamos de un punto a otro y se nos preguntara a los pocos segundos de haber llegado a nuestro destino, si podemos describir cuál ha sido nuestro recorrido, los sitios por los que hemos pasado y qué de común e incluso de significativo hemos observado en ese trayecto, estoy casi seguro, porque a mí me ha pasado, que solo ensayaríamos una pobre descripción como respuesta. Sucede que nuestra excesiva concentración en multitud de asuntos nos ha mantenido en autohipnosis y esta es la razón primera del por qué no nos hemos dado cuenta de lo que está pasando afuera.

Aprender a manejar cabalmente el darse cuenta puede ser el inicio de un cambio en nosotros, un cambio para bien, para mejor. Darse cuenta por ejemplo de lo que somos capaces, de lo que está pasando dentro de nosotros, descubrir nuestras posibilidades, iniciar a conciencia el proceso de descubrimiento personal, conocer lo que somos en este momento, en nuestro presente. ¿Qué nos está pasando? ¿Qué estamos sintiendo? ¿En qué estamos pensando? ¿Qué estamos deseando? Pensamientos y emociones que es necesario identificar, conocer, sopesar, analizar para empezar a darnos cuenta, a percibirnos, a reconocernos. Nos servirá el saber darnos cuenta para empezar a trabajar en aquello en que creemos, trabajar por lo que queremos conseguir, por todo lo que sentimos.

Atender a nuestra conciencia, atender concentrándonos en lo que hacemos, permitirá que nuestras acciones sean más precisas, más ajustadas a lo que queremos obtener con ellas. Me agrada utilizar el ejemplo de un grupo de trapecistas ejecutando a la perfección su trabajo, para explicar la concentración como una muy importante característica o componente del darse cuenta. He dicho ejecutando a la perfección cuando hubiese bastado decir ejecutando su acto, ya que ellos no tienen la posibilidad de equivocarse, en su trabajo no cabe el error.

Darse cuenta del otro es no perderlo de vista, no olvidarse del valor que tiene ese otro, de lo que sabemos de él, de lo que queremos conseguir cuando le hablamos, de lo que queremos que él conozca, haga o sienta a partir de su encuentro con nosotros. Muchas veces, sin darnos cuenta (o porque no nos damos cuenta e, incluso, porque no queremos darnos cuenta) actuamos en automático, quiero decir, actuamos repitiéndonos a partir de acciones aprendidas, hecho que no nos permite comunicarnos con máxima efectividad y que tampoco nos permite leer adecuadamente a ese otro a quien nos dirigimos. Así que propongámonos conocer cada vez más de nosotros para poder cada vez darnos más cuenta de cómo nos comunicamos.

...
Etiquetas:

Califica esta noticia




Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136670 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

Arriba

Warning: fopen(): Filename cannot be empty in /home/dprimera/public_html/online/cache_fin.php on line 2