La automedicación: un problema sin remedio

Si bien casi todos tenemos en casa un botiquín con medicamentos de venta libre, o recetados pero que nos han sobrado de otro momento, es muy riesgoso tomarlos sin consultar a un médico. Veamos cuáles son algunos de los peligros potenciales de la automedicación.

| 14 noviembre 2016 11:11 AM | 3.1k Lecturas
La automedicación: un problema sin remedio

Alerta la automedicación podría ocasionarle problemas graves.
Por: Mariana Del Rosal
3163
Captura de pantalla Racismo y discriminación; un problema a resolver

Para empezar, si el medicamento no está almacenado en correctas condiciones de temperatura, luz y humedad, puede haber perdido parte de sus efectos curativos. Lo mismo ocurre si no se respeta su fecha de vencimiento. Pero además, quienes se automedican muchas veces no respetan las indicaciones del prospecto relativas a las dosis, la frecuencia de tomas o la duración del tratamiento, o bien enmascaran con la medicación síntomas que requerirían de una consulta con el doctor.

La mayoría de las personas que se automedican consumen analgésicos, como el paracetamol o el ibuprofeno. Pero también muchas personas incurren en la automedicación con antihipertensivos o con antibióticos. Cada uno de estos medicamentos conlleva riesgos potenciales para la salud que podrían evitarse si siempre se respetaran las indicaciones de un profesional y se considerara aún a los medicamentos de venta libre como un último recurso, y no como algo de consumo habitual.

Los analgésicos

El consumo excesivo e indiscriminado de analgésicos está asociado a daños permanentes en el riñón. Es cierto, no lo notarás ahora que tomas un ibuprofeno o un paracetamol para aliviar tu dolor de cabeza, pero hay personas que los consumen casi a diario y, a largo plazo, ven deteriorada su salud renal. Además de que incluso estos medicamentos de venta libre pueden tener efectos secundarios como riesgos vasculares, gastritis o hasta úlceras.

Los antihipertensivos

Medicamentos para el control de la presión arterial, como el atenolol o el metoprolol, si bien son muy importantes para prevenir problemas graves del corazón, pueden generar insuficiencia hepática si no se los toma siguiendo indicaciones precisas. También pueden producir insuficiencia renal o interactuar adversamente con otros medicamentos.

Los antibióticos

Existe un riesgo muy preocupante asociado con el consumo indiscriminado de antibióticos, y es la resistencia cada vez mayor de ciertas bacterias. Si se consumen antibióticos inadecuadamente, o si se discontinúa la toma de los mismos antes de lo indicado por el médico, las bacterias expuestas al medicamento que sobrevivan al mismo se vuelven más fuertes, y a la larga el antibiótico pierde su efecto, dejándonos indefensos ante ciertas infecciones. Y esto puede ser un problema a futuro para la humanidad en su conjunto, no solamente para quien toma el antibiótico.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que más de la mitad de los medicamentos vendidos en el mundo se dispensa o se consume de forma inapropiada. Y esto cuenta tanto para los medicamentos recetados como para los de venta libre, si bien la automedicación aumenta drásticamente con este segundo grupo. Y los riesgos son muchos, ya que el hecho de que un medicamento no requiera receta para ser vendido por el farmacéutico, no implica que sea inocuo.


TAGS: , , , , , , ,


Fuente: > Mariana Del Rosal
img

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital