Ejercicios físicos intensos pueden causar problemas en las rodillas

Ejercicios físicos intensos pueden causar problemas en las rodillas

Las alteraciones o enfermedades en la rodilla se están convirtiendo en un problema muy frecuente en nuestro medio debido a que esta parte del organismo sufre daños cuando se realizan ejercicios físicos intensos o prolongados. El aumento de estos casos obedece a que cada vez más personas (jóvenes y adultos) practican actividades físicas o deportivas en los gimnasios, aunque también surgen por accidentes laborales, enfermedades, envejecimiento de la población o por actividades rutinarias realizadas inadecuadamente.

Casos aumentan porque más gente acude a gimnasios para realizar ejercicios físicos intensos. Estos casos pueden corregirse mediante la cirugía artroscópica

Según el Dr. Gian Campana Jiménez, cirujano ortopedista y traumatólogo del Centro de Especialidades Médicas del Sur y del Instituto de Salud del Niño, el problema más frecuente en la rodilla es el desgarro o rotura del cartílago amortiguador o los meniscos, lo que ocurre por torcedura o flexión exagerada de la articulación de la rodilla al realizar ejercicios físicos como deportes u otras actividades que demandan gran esfuerzo, e incluso a causa de actividades cotidianas.

“El primer síntoma de rotura de los meniscos es cuando se percibe un ´ruido seco´ en el momento de la lesión, lo cual es seguido de dolor de la articulación de la rodilla al caminar, dolor de rodilla en el espacio entre los huesos (lo cual empeora cuando se aplica presión leve), sensación de pellizco recurrente en la rodilla, dificultad para ponerse en cuclillas e hinchazón de la articulación de la rodilla”, dijo.

Son dos los meniscos que se encuentran localizados en la rodilla; el externo que tiene forma de O y el interno que tiene forma de C.

En la rodilla los meniscos sirven como sistema de amortiguación, ayuda en la lubricación de la articulación y tienen relación, junto a los ligamentos cruzados y colaterales, con el adecuado rango articular de la rodilla, tanto en extensión como en la flexión.

El especialista explicó que en el tratamiento de las lesiones de los meniscos se debe tener en cuenta la alineación del miembro para intentar preservar los meniscos porque contribuyen a la transmisión de carga, estabilidad y lubricación de la rodilla.

También indicó que otros problemas frecuentes causados por actividades físicas intensas son las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) y en menor grado del ligamento cruzado posterior (LCP), así como en otras articulaciones como hombro, cadera y manos, dependiendo de las actividades que realiza una persona así como su edad, peso y sexo.

Por ello, para evitar estos problemas recomendó moderar la práctica de ejercicios físicos intensos, aunque muchos casos de ruptura de menisco no se pueden prevenir.

Tratamientos
De acuerdo al especialista del Centro de Especialidades Médicas del Sur, las alteraciones o problemas de la rodilla se manejan mediante el tratamiento conocido como artroscopía de rodilla, que es una técnica quirúrgica que permite al cirujano diagnosticar y tratar diferentes alteraciones que puedan darse en la rodilla. Inicialmente el médico debe valorar las causas y realizar una adecuada evaluación clínica de los signos y síntomas.

Gian Campana afirmó que la artroscopía de la rodilla es una cirugía que se practica con una cámara pequeña conectada a un monitor de video y que se hace para examinar o reparar los tejidos internos de la articulación de la rodilla con instrumentos especiales.

En gran parte de los casos esta técnica permite determinar el origen del problema, y a la vez permite al cirujano introducir a través de incisiones pequeñas otros instrumentos en el interior de la articulación, a fin de tratar la patología. Es decir la artroscopía es una técnica que permite realizar el diagnóstico y, a la vez, el tratamiento del problema.

La artroscopía también es uno de los procedimientos más comunes para tratar otros problemas de rodilla como rotura del ligamento cruzado anterior (LCA), rotura del ligamento cruzado posterior (LCP), artritis leve, desgaste del cartílago (condromalacia), fracturas osteocondrales en la articulación de la rodilla, arrancamientos de espinas tibiales, fracturas intra-articulares y mala alineación del hueso de la rodilla.

Menor dolor y complicaciones
Explicó que el uso de la artroscopía ha reducido la necesidad de la cirugía abierta de la articulación de la rodilla, dando como resultado la disminución del dolor y la rigidez, las complicaciones, el tiempo de hospitalización (en caso de requerirse) y el tiempo de recuperación del paciente. Y además precisó que por lo general esta cirugía practicada para el tratamiento de una ruptura de menisco o de cuerpos sueltos en la articulación (cuando el paciente no padece otro problema como la artritis), no tiene complicaciones y permite una recuperación total. Sin embargo, la presencia de artritis disminuye sustancialmente la eficacia de la artroscopía.

Califica esta noticia




...

Sobre el autor de esta noticia

Diario La Primera
Diario La Primera Perú

LA PRIMERA, el diario que inspira respeto

136648 Articulos
Facebook Twitter

Comentarios

© 2014 Powered By Ambar L.T.D

Arriba